Reparan computadoras viejas para luego donarlas a los sectores de escasos recursos

Estudiantes y docentes del Instituto o Superior Tecnológico 17 de Julio emprendieron un nuevo proyecto de ayuda social. Se trata de recolectar computadoras viejas, repararlas y entregarlas a estudiantes de escasos recursos que no cuenten con uno de estos equipos tecnológicos en casa.

La presencia del Covid-19 en el Ecuador y en el mundo, además de provocar una emergencia sanitaria, sacó a flotes una serie de problemas en varios países, uno de ellos el tema tecnológico y también despertó la solidaridad.

Por ese motivo, autoridades,

Antecedente
La crisis a consecuencia del nuevo coronavirus provocó un cambio de 180 grados en varias de las actividades, entre ellas la educación. Los estudiantes se vieron obligados a adentrarse en el mundo de la tele-educación. Sin embargo, muchos no cuentan con una computadora en el hogar. Todo esto fue lo que “encendió las alarmas” en este instituto de educación superior e inmediatamente se pusieron manos a la obra.

Reacción
Jimmy Guazumba, estudiante de sexto semestre de la carrera de Tecnología Química del Instituto Superior Tecnológico 17 de Julio y miembro del Club de Ciencias de este centro de estudios, mencionó que hace un mes, con el consentimiento y respaldo del rector de la institución, José Pijal, arrancaron con el proyecto de la recolección, reparación y posteriormente entrega de los equipos de computación.

“Todo esto generó un cambio en la educación, pero muchos niños y jóvenes no cuentan, no disponen de los medios tecnológicos para poder adaptarse a este cambio tan brusco. Entonces, nosotros vimos ese problema, esa necesidad, y con los implementos con los que contamos podemos resolver esa dificultad”, dijo el estudiante de 29 años.

Al inicio del proyecto, gracias a la donación de instituciones públicas y privadas, recibieron cuatro monitores y seis CPU (unidad central de procesamiento). Estos equipos, según explicó Jimmy ya están nuevamente en funcionamiento y en los próximos días se canalizará la entrega.

Dos de los computadores llegarán a manos de dos estudiantes de la parroquia Buenos Aires-Urcuquí.
La idea del Club de Ciencias es armar entre 40 y 50 computadoras por mes, pero para lograrlo necesitan la ayuda de instituciones, empresas y de la ciudadanía.

Firmaron un convenio
Uno de los más contentos con la labor emprendida es José Pijal, rector del Instituto Tecnológico Superior 17 de Julio.

La primera autoridad de este plantel mencionó que, desde que arrancó el problema debido a la pandemia, no han parado de trabajar en proyectos solidarios.

Y en lo que se refiere al tema de las computadoras, el instituto firmó un convenio con la Unión de Organizaciones Campesinas e Indígenas de Cotacachi “Unorcac”. Luis Alfonso Morales, presidente de esta unión mencionó que, como donación de varias universidades de Estados Unidos, recibirán 400 computadoras portátiles.

Debido a que los equipos no son completamente nuevos entrará la mano de los estudiantes del “17 de Julio”, quienes realizarán el mantenimiento a estas computadoras.