Remodelan parte del mercado Amazonas para familia Chalá Aguas

mercadoIBARRA. Que la familia Chalá Aguas deje de vender en la calle Obispo Mosquera, en las afueras del mercado Amazonas, motivó a que el alcalde estableciera un convenio con las comerciantes y que incluso remodelara un espacio del mercado para reubicar a 13 de sus integrantes.

Ayer inició el derrocamiento de un espacio en el mercado ubicado junto al centro de acopio de desechos sólidos en la avenida Eugenio Espejo y Obispo Mosquera. Esta decisión no agrada del todo a los comerciantes, especialmente del mercado La Playa, donde la familia Aguas cuenta con puestos. J

orge Imbaquingo, presidente de La Playa, afirma que los comerciantes del sector están en desacuerdo, “pero la realidad tiene potestad el señor Alcalde.

No apoyamos la ampliación del mercado debido a que ese sitio estaba destinado a los desechos sólidos. (La familia) tiene puestos en el Amazonas, tiene en La Playita pero no los ocupan porque quieren estar siempre en la calle”.

Verónica Gómez, técnica de Estudios y Proyectos de la Dirección de Planificación del Municipio, precisa que la familia ha generado inconvenientes a la ciudadanía y el acuerdo de reubicación es un logro. “Es provisional hasta el traslado al nuevo mercado”.

“Basta de estar bajo el sol, bajo la lluvia, por lo menos vamos a tener un techo que nos cubra ya que toda nuestra vida hemos pasado en las calles sin tener nadie que nos ayude.

Ahora la oportunidad del señor Alcalde que nos ha dado la vemos muy bien y estamos de acuerdo”, menciona Mariana Chalá Aguas, una de las integrantes de la familia para la que se adecuó el espacio. Reconoce que su familia tiene cinco puestos en el mercado La Playa que actualmente están cerrados.

Asegura que cumplirán el compromiso con el alcalde Álvaro Castillo. “Nosotros nos vamos de la calle, pero siempre y cuando la calle permanezca limpia”, enfatiza. Mariana, que desde niña vendía en la calle junto a su familia hace 36 años. Su madre, Digna Aguas también es comerciante en la calle hace más de 40 años, asegura. “Jamás agredimos a ningún policía municipal.

No hemos agredido cuando a nosotros nos agredían, cuando nos llevaron presas, cuando nos quitaban las cosas…”, asegura Mariana sobre las denuncias en contra de su familia por maltrato a policías municipales. De las críticas de comerciantes sobre la decisión del Alcalde, la comerciante enfatiza que tienen el derecho, “el privilegio que nos da ser desde niñas del mercado y que nunca hemos tenido un lugar con frente a la calle. Ya no queremos ser humilladas, queremos ser otra clase de personas y no estar mal vistas de la gente”. También esperan contar con puestos en el nuevo mercado Amazonas y dicen que Álvaro Castillo es el primer alcalde que les escucha.