Remisión de multas, intereses y recargos

Le ha tomado bastante tiempo al actual Gobierno tramitar la aprobación de la Ley de Fomento Productivo, conjunto de normas con las que tratará de enderezar la alicaída economía ecuatoriana. Elemento clave de esta Ley es la aplicación de la remisión de multas, intereses y recargos que numerosos contribuyentes deben al Servicio de Rentas Internas por concepto de impuestos. Muchas de estas diferencias son determinaciones en firme que han sido llevadas a procesos de impugnación y otras son retrasos en los pagos. Se debe precisar que no se trata de una condonación de deuda. El capital deberá ser pagado.

En la presente Ley se trata también de recaudar obligaciones que tienen pendientes personas y empresas con Aduanas, con el Instituto de Seguridad Social (IESS) y otros entes. Cada vez que una amnistía se aprueba surgen rumores de crítica y descontento por parte de quienes cumplen al día con sus obligaciones. Con razón. Porque una cosa es pagar a tiempo y otra diferente hacerlo después de años, sin reconocer el costo implícito del dinero y sin pagar un castigo por el retraso. También hay argumentos a favor.

Uno de ellos afirma que los valores a recaudarse aún no le pertenecen al Estado porque están en disputa. Según tal argumento, la amnistía facilita dinero al necesitado Gobierno y reconcilia al contribuyente. El Gobierno aspira a recaudar más de 600 millones en este año con la remisión.