Remezón al interior del CATI

catiIBARRA. Con documentos en la mano llegó ayer Rubén López, vicepresidente del Club de Automovilismo y Turismo de Imbabura a las instalaciones del CATI para anunciar que el proceso electoral, que se realizó en diciembre del 2013, es ilegal y que quedó anulado. Es decir que Fernando Madera, quien logró la presidencia, se quedó sin piso.

Explicación. Una carta del Ministerio del Deporte fue expuesta ayer cerca de las 11:00 en una rueda de prensa improvisada. 40 minutos antes Marcelo Calderón, expresidente del club se reunió con Rubén López para definir detalles del cambio de mando, que esta vez tuvo el aval de la cartera de estado. Fernando Espinoza de los Monteros, abogado y socio del CATI explicó la resolución final del Ministerio del Deporte.
“Esta cartera de estado nos dio la razón de que todo el proceso electoral que se hizo en el CATI estuvo viciado de nulidad por ilegal, porqué nunca existió un registro en el ministerio del actual directorio. Con esto Rubén López toma el mando de manera formal como presidente, luego de que Marcelo Calderón entregó su cargo al compañero Fernando Madera” dijo Espinoza de los Monteros.
El artículo 39 del estatuto interno del club tuerca dice que: “El vicepresidente hará las veces de presidente en los casos de ausencia temporal o definitiva. Asumirá la presidencia hasta la finalización del periodo para el cual fue electo el titular”. Con ese panorama Rubén López tiene 15 días para convocar a una asamblea extraordinaria y en esa reunión ampliada definir al nuevo directorio que manejará los destinos del CATI hasta el 2018.

Desconocimiento. Fernando Madera, quien hace ocho días fue posesionado como presidente del CATI le tomó por sorpresa la noticia. “Hace una semana el ministerio me indicó que la impugnación estaba mal elaborada. Veamos qué pasa en 15 días. Estoy tranquilo. No estoy desesperado por la presidencia del CATI”, dijo Madera.