Reformas laborales en análisis

Cualquier gestión frente a posibles cambios en el modo de contratación laboral será controversial.

El Régimen propone flexibilizar la distribución de las horas de trabajo, sin excederlas de cuarenta, a lo largo de seis días. También propone ampliar el periodo de prueba a tres años. El propósito es volver atractiva la nueva contratación y ampliar el número de trabajadores con empleos adecuados.

Los dirigentes laborales más visibles han acusado a las autoridades de intentar cambios “regresivos”.

Pero…En la legislación ecuatoriana encontramos que un escollo fuerte para “contratar” es precisamente el alto costo de “despedir”. ¿Por qué un emprendedor sin éxito o con fases bajas en su negocio debe asumir altas indemnizaciones por despidos? ¿Por qué no pensar que la ampliación del tiempo de prueba generará más contrataciones? ¿No se percibe que la automatización está creando un status laboral diferente e insospechado? ¿Cuándo verán los dirigentes que la época de la estabilidad laboral ha mutado a otra de movilidad del talento humano?

El empleador no despide trabajadores eficientes y productivos. Más bien amplía la nómina en la prosperidad y la conserva cuando los negocios se ralentizan.

El excesivo proteccionismo conlleva ineficiencias y limita el progreso de las personas. Se debe romper antiguos paradigmas porque los tiempos de rigidez contractual ya pasaron.