Recuperar la historia cultural es el propósito del Museo Arqueológico VAJ

Otavalo. Fortalecer la identidad cultural a través del museo arqueológico Víctor Alejandro Jaramillo es el desafío de Graciela Yánez.

La estudiante de la carrera de desarrollo Social de la Universidad de Otavalo, quiere aportar a la conservación cultural del cantón.

Valor histórico. El museo posee una importante colección de piezas en piedra y barro de las culturas que habitaron, antes de las conquistas inca y española, en la región norte del país. “Los muchachos de hoy en día no tienen una base, es por ello que se dejan influenciar por cualquier moda o tendencia”, afirma Yánez.

El museo arqueológico VAJ se ha convertido en un ícono cultural para los imbabureños. “Aquí se puede apreciar varias piezas arqueológicas de los Quitu karas, Pastos y Kichwas Otavalo, Kayambis y Natabuelas. Aquí está recogida toda la historia de Imbabura”, afirma Yánez, quien corrobora la existencia de al menos 2 500 muestras recolectadas en toda la provincia.

Expectativa. “Este tipo de colecciones nos permiten revitalizar nuestra identidad. Estas muestras encontradas reflejan el aspecto de las civilizaciones prehispánicas en nuestro territorio”, explica el antropólogo Alberto Torres.

Para el investigador lo que se debe estructurar es un proyecto dividido en etapas y extendido en el tiempo, tiende a mejorar el conocimiento y la interacción museo-escuelas. “De esa manera podemos ayudar a rescatar el patrimonio intangible, crear lazos afectivos intergeneracionales mientras que se fortalece y preserva la identidad local”, agrega.

Del personaje otavaleño. Víctor Alejandro Jaramillo nació en Otavalo un 27 de febrero de 1905. Fue antropólogo, periodista, docente y legislador de Imbabura. Fue rector del “28 de Mayo” hoy llamado “Abelardo Moncayo”, de Atuntaqui. Como docente y autoridad también fue parte de la hoy Unidad Educativa Otavalo en los años 60.

Como auténtico didacta vio en la arqueología la mejor herramienta para conservar la identidad de los pueblos. Así como la revitalización de las culturas. Su legado sigue presente en el cantón.