Reconocieron la labor policial en Imbabura por 79 años de profesionalización

p3

Ibarra.- Tiene ocho meses de embarazo, dará a luz a una niña el 20 de marzo. Tiene 31 años y ayer ascendió a cabo segundo de Policía.


Norma Villalba, junto con otras cuatro mujeres, fue parte de los 50 uniformados que ascendieron ayer durante la ceremonia por los 79 años de profesionalización de la Policía Nacional.
Norma decidió ser policía hace cinco años. “Definitivamente se necesita vocación, no solamente es portar un uniforme o manejar un arma…”, enfatiza. Ella se encuentra en el servicio operativo de la Policía.
Servir a la sociedad es lo más importante para Norma.  

Con esfuerzo y ayuda de su familia logró consolidar el anhelo de convertirse en una policía de la Patria. Manifiesta que, en ocasiones, los policías deben soportar malos tratos e insultos, por lo que hace un llamado para que la labor que realizan los uniformados sea comprendida, pero sobre todo respetada.

Patricia Jaramillo tiene 27 años;  recibió contenta sus insignias de cabo segundo de Policía.
Trabaja como analista de Talento Humano en el Distrito Tierra del Sol, en Cotacachi.

Es soltera, tiene un hijo que cumplirá tres años en abril.
Para ella es un orgullo vestir el uniforme y también representa mucha responsabilidad “ya que estamos a las órdenes de toda la comunidad, estamos a las órdenes de todo el Ecuador”.

Ángel Astudillo ascendió a coronel de Policía. Recordó a los uniformados que murieron en el cumplimiento de su deber.
Dijo que más allá de las alegrías y tristezas durante el servicio policial lo que importa es la satisfacción del deber cumplido a favor de la comunidad “a la que ofrecemos un mensaje de paz, orden y seguridad ciudadana”.
Felicitó a los caballeros y mujeres de la paz que fueron ascendidos.

Destacó que se cumple la visión en la subzona de Policía de Imbabura N.10. Afirmó que en 2016 se logró reducir los niveles delincuenciales.
“Nuestra subzona es considerada como una de las mejores en el país, resultado conseguido a través del aporte de quienes conformamos un gran equipo de trabajo”.

Y, para este 2017, el objetivo es hacer de Imbabura una de las provincias con los más altos niveles de seguridad ciudadana, cumpliendo con disciplina, valor y lealtad, frases con las que finaliza el himno de la Policía Nacional y que lo entonan con firmeza.

En la ceremonia de ayer, 2 de marzo, también fueron condecorados los capitanes Ana Cristina Viteri, Ángel Vásquez y Paúl Ávila.