Reconocieron cadáver

pag37f1El cuerpo sin vida que yacía en un callejón de la calle Hernán González de Saa el viernes, finalmente fue reconocido por sus familiares ayer. Los allegados llegaron hasta la morgue del hospital San Vicente de Paúl, de donde sacaron sus restos.

 IDENTIFICADO. Según María Carmín Imbaquingo, familiar del occiso que responde al nombre de Manuel Fernando Imbaquingo, asegura que son oriundos de la comunidad de Paniquindra, perteneciente a la parroquia de La Esperanza y que desde hace varios años el fallecido residía en Ibarra en calidad de indigente, pues sostiene que conocía que el hombre se dedicaba a pedir caridad en las calles.

ERA VIUDO. Según la mujer, Manuel contrajo matrimonio, pero su esposa murió hace tiempo, por lo que arribó a Ibarra. Durante su vida, al parecer, realizaba labores agrícolas mientras residía en su sector. El occiso no tenía hijos.

ROPA LO AYUDÓ.  Las prendas de vestir con  las que el sujeto fue hallado muerto, al parecer sirvieron para que quienes lo conocían lo ubiquen. Así refirió María, pues sostiene que una conocida del barrio le dio aviso del macabro hallazgo tras la publicación del deceso realizada por Diario EL NORTE.

TRASLADO. Ayer sus restos finalmente fueron sacados del anfiteatro para ser velados y sepultados en su lugar de origen. El fallecido era de escasos recursos.
TRASLADO. María aseguró que el hombre no tenía familiares cercanos. “Era mi primo, no tuvo hermanos, era solito, cuando se murió la mujer se vino a vivir a Ibarra y supimos que estaba pidiendo plata en la calle”, manifestó.

ANTECEDENTES. Una llamada de moradores del sector de la calle Hernán González de Saa, hacia la Central de Emergencia reportaba a una persona que se encontraba sin vida en un callejón sin nombre. Decenas de personas llegaron al sitio y verificaron que se trataba de un hombre que durante varios meses pernoctaba en el lugar. Personal de la DINASED, realizó el levantamiento del cadáver.