Recomendaciones de sana convivencia para disfrutar las fiestas en comunidad

En estas fechas es común organizar reuniones sociales con familia y amigos. La mayoría usa sus mejores galas, alistan la música, preparan la comida y las bebidas.

Se preocupan de todos los detalles para que la reunión resulte perfecta. Sin embargo, casi siempre se olvida que el lugar en donde se va a realizar la fiesta no está aislado del mundo y que cualquier actividad que se efectúe afecta directa o indirectamente a los vecinos.
En este contexto, Fundación Bien-Estar de Mutualista Pichincha, preparó las siguientes recomendaciones para contribuir a una sana convivencia en estas fiestas. Pablo Valencia, director de la Fundación, detalla a continuación las principales consideraciones que se deben tomar en cuenta:
? Utilice y sugiera a sus invitados usar el transporte público: Más allá de la típica recomendación de ‘si beba no conduzca’, es recomendable priorizar el uso de transporte público para asistir u organizar fiestas. Esto ayuda a no saturar los parqueaderos de visitas, que en estas fechas colapsan al interior de los condominios o conjuntos habitacionales, generando molestias a los vecinos. Se debe tomar en cuenta que cuando hay una fiesta, los parqueaderos de visitas del condominio quedarán rápidamente copados con los autos de los invitados.
? Anticipe a sus vecinos y al Administrador de su condominio: La organización de una fiesta no sólo depende del deseo y generosidad de quien la organiza, necesita también de la autorización del Administrador del condominio. Es importante hablar previamente con él para que se defina un horario y las demás reglas que se deberán acatar para que la fiesta se desarrolle con tranquilidad. Por otro lado, el anticipar de la fiesta a los vecinos también ayuda a que estos estén prevenidos de las molestias e incluso que puedan programar actividades fuera de casa en ese horario.
? Si va a preparar algo de comer, elija algo no tan oloroso: No a todas las personas les agrada el ingreso de olores externos a sus hogares, por lo que lo más recomendable es evitar comidas muy olorosas. Además, es importante procurar no cocinar al carbón si no se cuenta con la suficiente ventilación.
? Respete los horarios: La vida en condominio es una relación de ida y vuelta. Si alguien está organizando una fiesta, debe procurar que ésta se realice en un día previo a uno no laborable y que termine a una hora que permita a los vecinos descansar.
? Como anfitrión, nunca pierda el control de la situación: El dueño de casa debe ser el responsable de que nada en su fiesta se salga de las manos. Si el Administrador o alguno de los vecinos acuden al anfitrión para pedirle que baje el volumen o hagan menos ruido, es imprescindible que la persona esté lo suficientemente sobrio para llegar a acuerdos cordiales e inteligentes.
? A la mañana siguiente haga el conteo de los daños: Generalmente, después del gusto viene el susto. A la mañana siguiente de la fiesta es importante revisar que no haya ocurrido ningún accidente o daño en las áreas comunes o en las casas de los vecinos. No está por demás visitar a los vecinos, agradecerles por la paciencia y disculparse por las molestias ocasionadas.
La recomendación más importante es que la base de una buena vecindad es una comunicación eficiente.