Reclamos por multas por exceso de velocidad

Otavalo. Dos multas que suman alrededor de 800 dólares le sorprendieron a César Morillo, taxista de la ciudad. El ciudadano asegura sentirse perjudicado por los controles que los Agentes Civiles de Tránsito realizan en varios puntos de la ciudad para evitar accidentes de tránsito por excesos de velocidad.

Testimonios. “Estoy bastante dolido por esas multas, incluso he llegado a pensar en vender el taxi porque no estoy de acuerdo con que me hayan multado por 800 dólares”, dijo César Morillo propietario de una unidad de transporte modalidad taxi. Al igual que este ciudadano un numeroso grupo de transportistas llegó hasta las oficinas de Movidelnor en esta ciudad para conocer y reclamar por estas sanciones.

“Tengo multas emitidas en diciembre y enero que suman un total de más de 900 dólares. Por estas sanciones no hemos recibido ningún documento que nos permita defendernos.

Hemos buscado ayuda jurídica y nos aseguran que si no nos han entregado la citación, la sanción está fuera de la ley”, dijo Pablo Granda taxista del cantón.

Dirigencia. Para Víctor Pérez, presidente de la Unión de Taxis, las multas emitidas por el sistema de radares móviles implementado por la empresa de movilidad del Norte, no deberían tener validez. “Hemos querido que este sistema de sanción se desvincule del cantón. La camioneta con el radar móvil permanece en sectores que van desde el redondel de la Magdalena hasta el semáforo de Peguche y para que pueda sancionar el Ministerio de Obras Públicas debe emitir una certificación para que este sector se implemente como zona urbana y una certificación del límite de velocidad, puesto que la vía de circunvalación tiene dos carriles de alta velocidad”, dijo Pérez.

Empresa. Para el jefe del distrito sur de Movidelnor, Héctor Paredes, las reglas son claras. “Hay reclamos por dudas de velocidades. Según el reglamento legal, para el servicio público comercial (taxis y camionetas) el límite en el sector urbano es de 40 kilómetros por hora”, explicó. Paredes mencionó que en la vía de circunvalación existen varios puntos, en donde existe mayor riesgo de accidentabilidad pero que el control que realiza la camioneta con el radar móvil está suspendido en este tramo vial.

“Al existir una duda por parte de los dirigentes del transporte en taxis, en cuanto a las velocidades que deben ir en la E35 y a la espera de un pronunciamiento técnico, se ha optado que la camioneta no haga su control en esta vía pero en el resto de la parte urbana y parroquias, es normal”.