Reclamos en Ibarra por taxistas que no usan el taxímetro

El no querer hacer uso del taxímetro ha hecho que más de un usuario se sienta molesto, expresan que esto ocasiona el cobro exagerado en las tarifas de este servicio. En Ibarra existen 46 operadoras de taxis convencionales.

Según el Código Orgánico Integral Penal, el conductor de un taxi, que no utilice el taxímetro las 24 horas, altere su funcionamiento o no lo ubique en un lugar visible al usuario, será sancionado con multa equivalente al 15% de un salario básico unificado del trabajador en general y reducción de 4.5 puntos en su licencia de conducir.

De esta manera, los ciudadanos están en pleno derecho de exigir el uso obligatorio del taxímetro.

Alexandra Mena es usuaria de taxis y acotó que al solicitar el ticket ya que debe presentar en su trabajo, el conductor le dijo que estaba dañada la máquina, esto hizo que la ciudadana se baje a conseguir otra unidad.

“Encontré otro taxi pero el señor un poco enojado me indicó que no me va a cobrar más de USD1.25 pero que no puede imprimir el ticket, ya estaba atrasada y tuve que acceder a que me lleve”, dijo Mena.

Enrique L, dijo que muchas veces los usuarios prefieren “negociar” la carrera y no hacer uso de taxímetro, lo que pide es mayor control por parte de las autoridades para que no se generen cobros exagerados.

Marcelo Andrade, presidente de la Unión Provincial de Taxis Convencionales de la provincia de Imbabura, recalcó que los conductores de taxis deben obligatoriamente usar el taxímetro y entregar los tickets correspondientes al usuario luego de cada carrera que realizan.

Indicó que en el proceso de matriculación que pasarán en el mes de enero, la unidad que no tenga en perfecto funcionamiento el estado el taxímetro e impresora no podrá pasar la revisión técnica vehicular.

“Es un compromiso que venimos haciendo con la empresa de Movilidad, es un ejemplo que le damos desde Ibarra al país de que si estamos cumpliendo con todas las normas técnicas”, agregó el presidente de taxis.

Dijo también que los equipos tienen desde hace ocho años, y esto hace que se dañen constantemente, pero realizan el mantenimiento preventivo.

“Esperemos que sigan funcionando unos años más, caso contrario tendremos que mirar a una nueva tecnología”, dijo.

Se refirió a la presencia de vehículos particulares que poseen aplicaciones y que no se encuentran homologados en la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), los mismos que, según Andrade, están trabajando a vista y paciencia de las correspondientes autoridades.

“Esta modalidad de transporte no se encuentra en el reglamento ni en la Ley de Tránsito, pero lastimosamente desde el COE Nacional siguen permitiendo que estas situaciones sigan vulnerando los derechos de los transportistas que nos encontramos seriamente golpeados en esta pandemia”.

Agregó que han puesto las correspondientes quejas por escrito a la Gobernación, Agencia Provincial de Tránsito y Movidelnor, pero ninguna autoridad ha decidido comprometerse, así añadió Andrade.

Andrade aseguró que las medidas de bioseguridad son obligatorias para cada conductor ya que dentro del Plan de Contingencia se han comprometido en cumplir.

Andrade hizo un llamado de atención a los transportistas y dijo que cumplan con lo indicado ya que la irresponsabilidad no solo es con los pasajeros si no también con los familiares. Por incumplimiento existe una multa de USD 40.