Recibió la silla de ruedas que necesitaba

Otavalo. José Norberto Cushcagua ya cuenta con la silla de ruedas que necesitaba. El artesano y músico de 47 volvió a sonreír.

Santiago Estrella, Marcelo Simbaña y la fundación Wambrakuna, fueron los que le dieron ese alegrón que tanto esperaba.

El primero leyó la nota que este rotativo, publicó el pasado domingo y le tocó el corazón.

“Siempre leo diario EL NORTE. Al ver el reportaje me impactó y le avisé al asambleísta para dar esta ayuda”, comentó Santiago Estrella.

Por su parte Simbaña quien logró la donación mediante un acuerdo que tiene con el país de Taiwan aceleró la ayuda. “Esto no es político, esto es una ayuda humanitaria para don José que lo necesita”, explicó el asambleísta imbabureño.

Benefeciario. Cushcagua es parte de los beneficiarios de la fundación Wambrakuna que trabaja con personas con discapacidad en Imbabura. “Hemos estado gestionando brigadas médicas para que reciba vitaminas y terapias pero ha sido muy difícil por la cantidad de casos que manejamos”, dijo David Quilumba, coordinador de la fundación.

Situación. De acuerdo al cuadro clínico, Cushcagua sufre del síndrome de Steinert, una enfermedad considerada como rara que la padece uno de cada ocho mil adultos. De evolución lenta y progresiva, suele manifestarse en edad adulta.

“La silla que tengo me la prestó el vecino. Estoy postrado, poco a poco he ido perdiendo el movimiento. Gracias a ustedes por esta ayuda”, dice con nostalgia el hombre de 47 años.

Panorama. Actualmente en Otavalo existen cerca de 300 personas con discapacidad que son atendidas por la fundación Wambrakuna.

Por parte del Ministerio de Salud Pública se aseguró que Cushcagua ha recibido atención médica frecuente, por parte de la médico familiar del centro de salud de Ilumán, tanto en consulta externa como en visita domiciliaria. Al momento se encuentra recibiendo tratamiento en terapia física en el hospital San Luis.