Rechazo e indignación por los despidos masivos en Siembra EP

Ibarra.- “Lo que hicieron con nosotros fue la peor burla para la gente humilde y nosotros tenemos derechos”, dijo Maribel Díaz una de las trabajadoras de la empresa Siembra EP que alzaron su voz por las inconsistencia que se han venido presentando. El pasado jueves 1 de octubre fueron despedidos los 400 trabajadores que brindaban sus servicios en esta empresa, ahora piden que sus liquidaciones sean justas.

Importante
Díaz trabajaba como una persona vulnerable, pero esto no quiere decir que ha sido fácil ya que asegura que desde talento humano se le enviaba a emitir certificados médicos en el Ministerio de Salud tres días a la semana. Dijo que las liquidaciones tampoco son justas ya que tienen muchos descuentos que no son justificados.

Kiwar Salazar, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de Siembra EP, dijo que el jueves ya les notificaron en su totalidad a los trabajadores. Acotó que existe un decreto ejecutivo que está vigente y que el jueves de la semana pasada se terminó el proceso para nombrar a un nuevo liquidador, para lo cual ya fue nombrado el pasado sábado.

“Comprendíamos que los despidos iba a ser de a poco pero llegó un liquidador al que no le conocemos y automáticamente los trabajadores fueron despedidos de una sola vez”, dijo Salazar.

Fernando Quimbiamba, presidente de las comunidades ubicadas en el Polígono de Intervención del proyecto, manifestó que al momento están pasando por un momento muy difícil ya que al cerrarse la empresa pública Siembra genera muchos problemas y no solo económicos. “Lamentablemente la decisión del Gobierno actual no nos está trayendo buenas cosas a nosotros”.

Quimbiamba agregó que en el año 2012 firmaron unas actas de compromiso con la Senescyt, y en 2017 no existió ningún desarrollo dentro de las comunidades, así lo cuenta el presidente.

Señaló que lo más preocupante es que los comuneros tuvieron la esperanza de poner crear sus propios emprendimientos que a un inicio todo marchaba de la mejor manera, pero con el tiempo fueron decayendo estos negocios. Manifestó llegar hasta las últimas consecuencias con las autoridades, Quimbiamba indicó que son 1.200 habitantes de las siete comunidades que están dentro del Polígono.

Jacqueline Álvarez, vicealcaldesa de Urcuquí, enfatizó que desde hace meses atrás han sido testigos de la lucha que han venido realizando los trabajadores de le empresa pública Siembra EP junto con el frente de defensa. Mencionó que no han sido escuchados ni respetados por el Gobierno Nacional ya que ni siquiera se ha logrado mantener una reunión de trabajo.

“Imbabura tiene que levantar su voz en defensa de un Patrimonio, de un proyecto de carácter nacional como es el Proyecto de la Ciudad del Conocimiento”, dijo la Asambleísta Nacional Silvia Salgado. Añadió que se debe identificar el valor y la gran oportunidad que tiene este proyecto para la Provincia y para el país.