Real Madrid consigue el titulo de campeón de la Liga “a puerta cerrada”

Sergio Ramos alzó la copa de la Liga al cielo de Madrid en la celebración más extraña del Real Madrid en su historia, en un estadio Alfredo Di Stéfano vacío, sin aficionados celebrando el éxito en las gradas, pero con el reconocimiento de los jugadores a Zinedine Zidane, que fue manteado.

La trigésima cuarta Liga del Real Madrid será recordada como la competición del coronavirus. La pandemia que paralizó el campeonato tres meses y provocó el confinamiento de toda la sociedad, también dejó la resolución de las once jornadas finales sin aficionados en las gradas. Así llegó una celebración inédita.

Al césped del Di Stéfano bajó el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, junto al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, para la ceremonia de entrega de la copa al campeón.

Mientras toda la plantilla madridista, incluido el colombiano James Rodríguez, descartado por Zidane para el partido, o el lesionado Marcelo, se situaba en el centro del campo junto al cartel rotulado con “34 Ligas”, el capitán Sergio Ramos acudía a recoger la copa.

Un doblete de Karim Benzema ante el Villarreal (2-1) en su curso más goleador, siempre referente, sentenció la Liga a falta de una jornada, la trigésima cuarta del Real Madrid en su historia, la segunda de Zinedine Zidane, que dejó un sello inconfundible a una competición marcada por meses de parón por el coronavirus y una racha triunfal de diez partidos que sentenció el título.

El Villarreal hizo honores al campeón quedándose sobre el césped y aplaudiendo la entrega. Los jugadores intentaron olvidar que no había aficionados en las gradas, ni familiares a punto de saltar al césped para fotografiarse en un momento siempre especial. Uno a uno fueron levantando la copa y posando ante los fotógrafos. Muchos besaron el trofeo olvidando el protocolo.