Reabren el caso de joven anteño que murió en Ucrania

La historia del joven anteño Jonathan Xavier Zambrano Gómez, recorrió varios medios de comunicación de la provincia de Imbabura. Jonathan tenía 22 años, y desde los 18 viajó hasta Ucrania para estudiar Nanotecnología en el Instituto Politécnico de Kiev Igor Sikorski. En el mismo centro de estudios estaba su primo, con quien además compartía un departamento en el piso 17 de un edificio.

El joven falleció el 12 de marzo y sus padres, desesperadamente, pidieron ayuda para poder traer sus restos a Ecuador, y lo lograron, sin embargo luego de que pudieron viajar a Ucrania para saber un poco más del caso, descubrieron que existían un sinfín de contradicciones e irregularidades, por lo que, cada día, dudan más de que fue un accidente.

En marzo los padres del joven relataron que habría estado limpiando la ventana de su departamento, cuando cayó desde el piso 17, pero al conocer el sitio y ver el lugar de la ventana, con el espacio donde levantaron el cuerpo, están casi seguros de que alguien le pudo haber empujado.

La lucha para conseguir los recursos y poder viajar, fue bastante exhaustiva, sin embargo llegaron hasta Kiev y tuvieron en sus manos el expediente de la muerte de su hijo, que misteriosamente decidieron reabrirlo, luego de la presión que ejercieron en su estadía en Ucrania. Ahora esperan que el caso se resuelva.

Eliza Gómez mencionó que tuvieron la colaboración económica de estudiantes y exestudiantes de Ecuador en Ucrania, además su hijo trabajaba en un centro infantil en donde los padres de familia hicieron una colecta y le enviaron casi el valor del pasaje.

“Pensábamos viajar antes de la cremación, pero no alcanzamos a recoger el dinero y pedí que le aplacen, pero me llamaron y dijeron que tenían que hacer las cosas pronto porque Ucrania entraba a semáforo rojo el 20 de marzo e iban a cerrar los aeropuertos y, con el dolor del alma, tuve que autorizar. Me ayudaron con el informe de la Policía, llegó el 26 de mayo. Tuvimos una reunión en Cancillería el 7 de junio, el informe de la autopsia estaba incompleto y faltaban hojas”, dijo Elisa.

El 29 de junio, ya en Ucrania, se reunieron con un policía a cargo del caso, la esposa del cónsul y una secretaria. “Le hicimos varias preguntas por medio de mi traductora, como en qué se basaron para poner en el informe que fue un accidente y dijeron que mi hijo le ha llamado en la noche al primo a decirle que va a limpiar la ventana, ya que mi sobrino dijo que no le ha reconocido porque el cuerpo estaba destrozado pero el policía dijo que le identificaron por el pasaporte”, relató la mujer.

Además señaló que le preguntaron que quién llamó a la Policía y le dijeron que un transeúnte. “Dicen que mi hijo ha estado solo en el departamento y descartaron la idea de un suicidio, diciendo que fue un accidente porque perdió el equilibrio. Me crearon más dudas que explicaciones”, aseguró la mujer que retiró la pertenencias de su hijo totalmente destruidas.