Un rap para cantarle a las injusticias sociales

Ibarra.- El canto contra la discriminación social, los estereotipos, el racismo y la xenofobia son sellos característicos del movimiento hip hop en Ecuador, Latinomérica y el resto del mundo.

En Ibarra uno de sus representantes es Luis Enrique Rodríguez Montalvo, conocido como (L.C). Su acercamiento con este género llegó a los 12 años de edad cuando practicaba “break dance” o ‘breaking‘: ritmo familiar de la cultura hip hop y que consiste en ejecutar piruetas con el cuerpo al ritmo de rap.

Discriminados
Gracias a la globalización, este género llegó a gustar a muchas más personas, sin embargo L.C reconoce que en los primeros años de su juventud se sintió discriminado.

“Antes nos catalogaban como pandilleros, delincuentes y hasta drogadictos, en el peor de los casos, pero gracias a las personas que han hecho del hip hop su modo de vida, se ha ido perdiendo esa discriminación en la sociedad”, dijo LC.

Una gorra con vicera plana, pantalones anchos y sacos con capucha forman parte del atuendo de Luis. En su ropa, no falta el bordado de un equipo de baloncesto o béisbol estadounidense, puesto que las raíces del movimiento surgen en los Estados Unidos.

Pero el pensamiento de Luis Rodríguez no viaja tan lejos. El rapero ibarreño prefiere quedarse en su barrio, con sus amigos, “con su gente” y cantar sobre ellos, rimar sus historias, bailar sus necesidades y aplaudir con sus logros.

“La vida de un rapero es una vida normal, como la de todos, yo trabajo y estudio, pero con el ritmo de la música que escucho, diría que soy un poco más feliz que los demás”, confiesa LC quien está preparando un disco con seis canciones y que se llama ‘Rap de mi barrio’.

“Nuestro mensaje es contestatario y rebelde. Este consiste en el autoprogreso, ser felices haciendo lo que te gusta”, agregó.

Derecho y justicia
LC estudia derecho en la Universidad, una carrera que sincroniza bien con sus proyectos de “justicia”, concepto que para el artista tiene que ver con el “derecho que tienen las personas de pensar diferente, de quitarse los tabúes que la misma sociedad nos ha impuesto, sean raperos, rockeros o el genero que sea, siempre y cuando estudiemos y nos preparemos para ser buenos ciudadanos”.

“La calle no calla”
Este es uno de los proyectos en los que está inmerso LC, junto con la Unión de Artistas Populares del Ecuador filial Imbabura y al Movimiento HIP HOP MOV. Ellos han decidido presentar su primer disco novedoso con un enfoque de rap con movilidad humana.

“Yo conozco algunos artistas, amigos míos, que han migrado al Ecuador y que son raperos y su realidad no es tan diferente a la de nosotros. No es culpa de ellos sino de los gobiernos que hacen y deshacen de los países.

El movimiento y sus letras
En Ibarra se ha formado un grupo de raperos muy amplio y los más antiguos miran con agrado su madurez, “sin droga, sin violencia, sino practicando cualquier rama del hip hop como el break dance, el DJ (música) o el el freestyle.

“…Aportar rap con contenido, que llegue al oído del que está reprimido, puro hip hop siempre hay que dar, duro rap aportar, para elevar el ánimo del que está oprimido, primero hay que ser bien claro pensando positivo”, concluyó rapeando.