Radiación solar alta puede causar grave afectación

Ibarra. Ropa ligera, gorras, sombreros, sombrillas, protector solar y mucha hidratación, han sido los aliados de los ibarreños en los últimos días, para contrarrestar, en algo, el intenso sol que ha azotado a la ‘Ciudad Blanca’.

El calor no sólo ha estado presente en la provincia de Imbabura, sino a nivel de varias provincias de la Sierra y Costa del país, según los datos establecidos por el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología, Inamhi.

Según el Inamhi, a las 13:00 en Ibarra el nivel más alto de calor llegó a los 26°C, en Quito y Cuenca fue de 25°C, Guayaquil 32°C, Portoviejo 32°C, Nueva Loja 32°C y el Coca 33°C.

Indicaciones. El Inamhi recomienda a la ciudadanía hidratarse permanentemente sin importar el tipo de actividad que realice. Además es importante cuidar de los adultos mayores y niños, y evitar realizar ejercicios al mediodía.

En la región Sierra se sugiere no arrojar botellas ni objetos encendidos sobre la vegetación y no encender fogatas, ya que esto podría provocar incendios forestales, que son muy frecuentes durante el verano y causan la pérdida de grandes cantidades de vegetación, e incluso, la muerte de especies animales que habitan en los espacios que han sido calcinados.

La ‘ola de calor’ se debe al ingreso de aire seco desde el océano Pacífico, ya que generalmente, por la humedad ingresa desde la Amazonía, pero en esta temporada, el aire seco inhibió el ingreso de masas de humedad, lo que generó poca nubosidad y permitió el paso de rayos UV.

Ciudadanía. La ibarreña Belén Gudiño es estudiante de Derecho y reside en Quito. Acostumbrada al clima temperado de Ibarra viajó el fin de semana con ropa a la que considera ‘normal’, sin embargo el calor le obligó a cambiar sus busos por camisetas sin mangas.

“Mi mamá me dijo que estaba haciendo mucho sol, pero no pensé que tanto. En Quito generalmente hace frío, pero estos días también ha estado muy abrigado. Ibarra parece algún cantón de la Costa”, comentó entre risas mientras se hidrataba.

Actividad. Hasta la tarde de ayer, en la comunidad de El Juncal, moradores del sector y turistas del cantón Ibarra, llegaron de forma masiva para refrescarse en el atractivo natural.

Según los nativos del sitio, la mayoría optó por pasar el día en el río, para no sofocarse por el intenso sol.

“El río se ha vuelto un atractivo para todos por el fuerte sol. Eso nos beneficia a los pobladores”, dijo una moradora del sector.

Variación. La Inamhi emitió un comunicado donde asegura que en la región Interandina, el rango de índices de radiación UV estaría entre 8 y 12, por lo que la población necesitaría una protección extra. La Organización Mundial de la Salud, OMS, ha emitido algunas recomendaciones para que la gente no sea afectada por el calor.

Entre las sugerencias de la OMS se destacan evitar la exposición al sol en las horas centrales del día, ya que los rayos UV son más intensos entre las 10:00 y 16:00; aprovechar los lugares que tengan sombra cuando los rayos UV sean más intensos, sin olvidar que estos no protegen totalmente; usar ropa que le proteja del sol, como sombreros, gorras, viseras y gafas de sol con un índice de protección alto frente a los rayos UVA y UVB; utilizar cremas con protección solar; evitar completamente las lámparas y las camas bronceadoras, ya que aumentan notablemente el riesgo de cáncer de la piel y pueden causar daños en la vista, si no se usa protección; proteger a los niños ya que suelen ser más vulnerables que los adultos y los bebés deben permanecer siempre en la sombra en las horas de intenso sol; y, tener en cuenta el índice UV, ya que esto ayuda a planificar las actividades al aire libre para evitar una exposición excesiva a los rayos del sol.

Scarleth León coloca un sombrero a su hija Samantha, que pasea junto a su padre, Omar Chamorro.
El intenso calor, producido en los últimos días en el cantón Ibarra, es uno de los más fuertes registrados durante este año.
El uso del protector solar medicado, más no cosmético, es una de las principales recomendaciones para el cuidado de la piel.