“Horas exhaustas”, un intenso filme que retrata de cuerpo entero al secuestro

cine

“Horas exhaustas”, la primera película de acción y suspenso del director ecuatoriano Leandro Sotomayor, es un largometraje que retrata de cuerpo entero el drama del secuestro y cuyo estreno tendrá lugar en Quito el próximo 4 de agosto.

Basada en un hecho real, vivencial, el filme cuenta la historia del secuestro de un niño y el drama de su madre, que se ve atada al capricho de los captores y de su propio pasado.

Es una historia fuerte en la que “el enemigo está más cerca de lo que piensas”.

Cada uno de los protagonistas toman puesto en la cinta y al final todos ellos llegan a fundirse con la historia principal, comentó a Efe Leandro, que también actúa en la película rodada en Quito.

Actores ecuatorianos reconocidos como Pedro Saad y Sandra Espinosa se juntan con nuevos talentos como Roberto Ayala, Karla Cepero y Maité Sotomayor (hermana de Leandro), formando un “lindo casamiento de talentos”, añadió el director.

El guión es el primero de siete que los hermanos Leandro y Maité Sotomayor han inscrito en el Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI).

Ellos vivieron casi dieciocho años en Estados Unidos, pero desde hace diez volvieron a su patria de la que parecen estar enamorados: “En Ecuador tenemos todo”, sobre todo paisajes y talento humano, lo que facilita la actividad fílmica, añadió Leandro.

Considera que, si además se cuenta con el equipo y la tecnología adecuada, rodar en Ecuador es igual que hacerlo en Argentina, España, Chile o Estados Unidos.

Recuerda que sus inicios fueron vídeos comerciales e institucionales y que en su momento decidió dar el paso al cine que, para él, es básicamente lo mismo.

En el cine, “cada escena es como un comercial, se le trata con el mismo respeto y cariño” y, si también se cuentan con los “juguetitos” tecnológicos, como “plumas” (grúas de rodaje) y drones, se llega a un producto de alta calidad, añadió el director.

Además, Maité, su hermana, considera que “Horas exhaustas” es una especie de “montaña rusa de emociones fuertes” que atrapará al público de principio a fin.

Es “una historia bien hecha” sobre un tema de interés general como el secuestro, algo que “puede pasar en cualquier parte del mundo”, agregó.

La película se estrenará en Quito el próximo 4 de agosto y se proyectará en las principales salas de cine del país, aunque los productores ya piensan en llevar el filme, desde septiembre, a varios países de América Latina y a los principales festivales de cine.

Colombia, Argentina, Chile, México, la ciudad de Nueva Jersey, en Estados Unidos, donde hay una nutrida comunidad ecuatoriana y latina, así como España, forman parte, entre otros, de los destinos que prevé recorrer la productora Magnetic Film.

Maité Sotomayor considera que en la película, además de “cariño y calidad”, hay una buena dosis de “sinceridad en el trabajo”, algo que considera esencial para obtener el apoyo de la gente.

Además, sostiene que el público se mantendrá entre la incertidumbre y la ansiedad y abrigará la esperanza de encontrar la verdad, pero sobre todo la justicia.

El nuevo filme de Leandro Sotomayor se integra al nuevo cine ecuatoriano que ha alcanzado ribetes de prestigio internacional con directores de talla como Sebastián Cordero, Camilo Luzuriaga, Tamia Hermidia, Fernanda Restrepo, Ana Barragán y otros.

La trayectoria de Leandro por Estados Unidos aporta un aire de Hollywood a la producción fílmica nacional, según el propio director que estima la posibilidad de compartir dirección y actuación con colegas de patio, de otras plazas latinoamericanas y de otras regiones del mundo.