Quito, potencia turística

renata barraganQuito la hermosa capital de los ecuatorianos ha vuelto a colocarse  entre las 21 finalistas de 1 200 ciudades  del planeta escogidas por su potencial turístico y belleza, y además figura en diversos medios de comunicación del mundo como periódicos, revistas, radios, televisión, portales web y redes sociales, hecho que la convertirán en un centro de atención para el mundo turístico de la región.  

Esta selección la tiene completamente merecida por ser ciudad declarada anteriormente como “Patrimonio Cultural de la Humanidad”, especialmente por la riqueza de sus tesoros arquitectónicos y la preservación del mejor centro histórico con la presencia de las iglesias y los conventos más espectaculares de América Latina, por sus museos y por la belleza natural de su entorno que le han convertido en una ciudad única. En una segunda etapa  que se llevará a cabo próximamente  y cuyos resultados serán anunciados en el mes de octubre, se espera que Quito se clasifique entre las 14 ciudades que se disputarán en el concurso “Maravillas del Mundo” a través del internet. Pero para que Quito alcance todos los galardones a los que tiene derecho, y resalte a nivel mundial  hay mucho todavía por hacer, y hay  muchas cosas que enmendar, entre ellas los grafitis que en la mayoría de los casos son trazos sin ningún sentido, los cuales agresivamente han agredido a la ciudad, al haber sido pintados o dibujados en las paredes de los domicilios particulares, edificios públicos, hospitales, almacenes, puentes, parques,  letreros de señalización e inclusive en las paredes de los cementerios.  
La mayoría de los grafitis no son portadores de  ningún mensaje  a la comunidad  como muestra de libertad de expresión, sino que degradan a la imagen de la ciudad, en ocasiones por lo grotesco de los dibujos. Las autoridades deberían  proporcionar espacios determinados para que los cultores del arte de los grafitis tengan su espacio propio  para escribir su crítica, opinión o mensaje, pero jamás usar las paredes y los espacios públicos  de  una ciudad.  Esto ya es una tarea de las autoridades, velar enérgicamente por el aspecto de sus ciudades.

Renata Barragán
chiquita25@uio.satnet.net