Quito encabeza el contagio de Covid-19 en Ecuador, con 459 casos nuevos

Quito.- La capital ecuatoriana, Quito, encabezó este viernes el mayor nivel de contagio de Covid-19, con 459 nuevos casos positivos en el último día, para totalizar 41.441 pacientes desde el inicio de la pandemia, que en el país empezó a registrarse el pasado 29 de febrero.

Así se desprende del último informe del Ministerio de Salud, que advirtió de 803 casos positivos de contagio a nivel nacional, respecto a la cifra del jueves, para acumular hoy 145.848 pacientes confirmados con la enfermedad en todo el país.

Además, la estadística señala que la cifra de muertos confirmados por COVID-19 alcanzó este viernes los 7.935, a los que se suman 4.240 “fallecimientos probables” (con síntomas pero sin una certificación forense), para dar un total 12.175 decesos.

El Ministerio informó de que 120.511 pacientes se han recuperado y que 19.729 han recibido el alta hospitalaria, lo que representa un aumento de 115 en el último día.

La situación de la pandemia, según la estadística de las 24 provincias del país, destaca que Pichincha, cuya capital es Quito, es la que más contagios acumula con 45.162 casos positivos, 500 más que el jueves.

Detrás de Pichincha se encuentra la costera de Guayas, cuya capital es Guayaquil, con 20.675 casos positivos, 51 más que la víspera.

Luego aparecen las provincias de Manabí con 10.125 contagios, Azuay con 9.541, El Oro (5.828), Loja (5.710), Santo Domingo de los Tscáchilas (5.000), Tungurahua (4.776), Imbabura (4.297), Cotopaxi (4.089), Esmeraldas (3.855) y Los Ríos (3.769).

Entre los municipios, el de Quito es del mayor contagio con 41.441 casos positivos, seguido de Guayaquil con 14.187, Cuenca (7.599), Santo Domingo (4.213), Ambato (3.641) y Portoviejo (3.145).

Ecuador aplicó el pasado 16 de marzo un estado de excepción en todo el territorio nacional para afrontar la expansión de la pandemia, que en los primeros meses incluyó un proceso de cuarentena y un estricto confinamiento masivo.

Tras su finalización el 14 de septiembre, el Gobierno nacional pidió “corresponsabilidad” a la población y el acatamiento de medidas tales como el lavado habitual de manos, el distanciamiento físico de al menos dos metros y el uso permanente de mascarillas.

Desde entonces Ecuador busca conciliar el mantenimiento de la emergencia sanitaria con acciones de reactivación económica, mientras que la imposición de restricciones recae en cada uno de los gobiernos locales.