Quince hectáreas de cultivos perdidas

altBOLÍVAR. Más de quince hectáreas de terreno destruidas, veinte familias afectadas de la parroquia de San Rafael, Caldera y San Vicente de Pusir en el cantón Bolívar, son las secuelas que dejó el desbordamiento de los ríos Escudillas y Apaquí en la provincia del Carchi.

 Agricultores piden ayuda. La fuerza de los ríos destruyeron un muro de contención de piedras, el agua ingresó a los terrenos y acabó con los sembríos de fréjol, pimiento, ají, pepino que estaban por cosechar.

Wilder Congo, agricultor, expresó “el río causó destrozos, arrasó con las hectáreas de fréjol, perdimos lo invertido y esperamos la ayuda de las autoridades de la provincia”.

María Tadeo, relató como la fuerza del agua destruyó un muro ingresando y taponando los cultivos de fréjol, ají y pimiento. Nada pudieron hacer sino observar como los ríos se desbordaron y los cultivos quedaron bajo el agua.

La mujer comentó que el afluente terminó con los  productos agrícolas y se llevó lo mejor de la producción, resignada comentó que el próximo mes estaban por cosechar y aprovechar el precio del quintal del fréjol, pero con la pérdida les quedan deudas o préstamos que asumir, quedando sin capital para invertir.

  Solicitan envio  de maquinaria. Para Jhon de Jesús Congo agricultor, es importante la construcción de un muro de contención para evitar que en las próximas lluvias los ríos no ingresen a los terrenos.
Medardo Quinteros, Vocal de la  Junta Parroquial de San Rafael, recuerda que hace diez años se presentó un fenómeno similar, en ese entonces se habría destinado recursos para la canalización del río y evitar inundaciones pero hasta la fecha se desconoce que pasó con los dineros que fueron asignados para esa obra.
El dirigente espera la intervención de las autoridades con maquinaria, el Ministerio de Agricultura, Acuacultura, Ganadería y Pesca (Magap-Carchi) con la entrega de semillas e insumos químicos y el Banco Nacional de Fomento con las facilidades para obtener créditos.

 Evaluación de los daños. El lunes y martes técnicos del Ministerio de Agricultrura, Acuacultura, Ganadería y Pesca se trasladaron a las comunidades afectadas con la finalidad de cuantificar las pérdidas, informó Edwin España, director provincial del Magap.

Según el informe determinó que más de 15 hectáreas de cultivos entre fréjol, ají, pimiento, desaparecieron.

Mientras que más de 20 familias dedicadas a la agricultura están afectadas por la pérdida de los sembríos.

A pesar de que ayer el nivel del agua bajó los moradores están intranquilos y preocupados porque las lluvias persisten en la zona.

Además el río Apaquí se desborda y sale a la carretera que comunica a Piquiucho, San Rafael, Caldera y Monte Olivo.

Jacinto Benavides, morador, de la parroquia San Rafael, dijo que el agua invadió dos hectáreas de pimiento y terminó con la producción, el hombre está desesperado porque esperaban cosechar, vender la producción y pagar el préstamo que obtuvo en  una institución  bancaria.