Qué entendemos por libertad de expresión

Entendemos por expresión no solo lo que sale en los medios escritos, radiales, televisivos o de internet, sino también lo que las personas puedan comunicar en su diario vivir, lo que los políticos digan en sus discursos, lo que los maestros enseñen en sus clases y también las manifestaciones, sin violencia, de resistencia a un determinado gobierno. Un solo caso desmiente que haya libertad de expresión en el Ecuador: un político está sometido a juicio por un discurso que dio en una reunión interna de su movimiento en Octubre del año pasado, donde supuestamente incentiva a actos de protesta contra el actual gobierno. Pero, ¿Se dieron esos actos como respuesta a su discurso, se inflamó el país a partir de sus palabras? Definitivamente no. Serán los jueces quienes tengan que meditar sobre estos hechos. Sin embargo, tampoco hay libertad de expresión cuando la mayoría de los medios del país no recoge este tipo de casos, por lo menos para comentarlos, sino que sus publicaciones solo se atienen a lo que dice el gobierno y hablan de dicho político como “prófugo de la justicia” sin el menor respeto y sin que se haga por lo menos una consideración de los antecedentes de este caso. Por lo que nos parece que se está juzgando más a la persona, un conocido dirigente “correista”, por lo tanto peligroso per se para este gobierno, que a lo que realmente expresó en su discurso. Invito a mis lectores a reflexionar, a la luz de estos hechos si realmente disfrutamos de libertad de expresión.