Qué buscan, qué pretenden

Cuando han transcurrido dos semanas y días del supuesto acuerdo que puso fin a jornadas de barbarie, no vistas en el Ecuador, al menos durante los últimos 40 años. Cuando los dirigentes, convocados por las Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal aceptan una propuesta para buscar un consenso que focalice el subsidio a los combustibles, pero lo postergan. Cuando esos dirigentes, no cumplen su palabra, ni participan en el diálogo para encontrar la salida a la grave crisis en que dejaron al Ecuador los de “la mesa servida”. Si, además, entregan una especie de manifiesto que huele más a imposición y chantaje que a un sincero y honesto deseo de ayudar al país, creo que ha llegado el momento para que los ciudadanos dejemos de guardar “el silencio de los inocentes” para reclamar a esos dirigentes y exigirles que nos digan ¿qué quieren?, qué pretenden? Porque pienso que es deshonesto escamotear el análisis sereno de la realidad nacional en medio de una farragosa y locuaz retórica, nacida del dogmatismo ideológico, y entregar esa propuesta de cambio de modelo económico, olvidándose que cualquier transformación debe provenir de la voluntad de todos los ciudadanos. ¿Qué quieren? ¿A dónde pretenden llevarnos?. Descúbranse. ¿Quieren el poder?, díganlo. Gánenlo honestamente. No lo usurpen. Si su modelo es Venezuela o Cuba, confiésenlo, clara y abiertamente. Nosotros, ciudadanos libres, les diremos no. Eso es democracia. No la imposición de dictadorzuelos sobre la voluntad ciudadana.