Pusir llora al policía muerto en accidente

policiaPusir, un pueblo afrodescendiente asentado en el Valle del Chota vio nacer a Walter Espinoza quien tras dar sus primeros pasos ingresó a las filas policiales en donde brindó servicio hasta la noche del domingo cuando regresaba de Quito y se accidentó. Hoy todo un pueblo llora su partida.

Dolor. En su tierra natal el cabo segundo de policía era conocido como Wato. Este nombre se lo escuchaba en el caserío que lucía desértico. Al caminar un par de cuadras una marea de personas vestidas de negro se apostaban frente a la iglesia de la comunidad.
La iglesia quedó pequeña para la gran cantidad de personas que llegaron a despedir a Wato.
Todos dejaron sus hogares para acompañar a la familia Espinoza. Hasta Pusir llegó una delegación de la Policía Nacional que desde muy temprano rindió honores a su compañero.

Trajedia. Fausto Minda, tío del occiso, explica que el accidente ocurrió cerca de El Quinche. El fallecido retornaba a Ibarra tras visitar a sus hermanos y padres en Quito cuando la muerte lo sorprendió.
La familia del occiso dice aún no conocer los detalles del accidente, comentan que la tragedia ocurrió alrededor de las 21:30.

En vida. La alegría y bondad dicen los comuneros, eran las características de Walter Espinoza.
El cabo segundo deja una mujer viuda y seis hijos en la orfandad.
Pedro Delgado explicó que “para bailar una bomba era calidad”. Acotó que siempre solía ser alegre durante los bailes del pueblo.
Fausto Minda aseguró que “nunca hacía daño a nadie”.

Mensaje. Minda fue enfático al solicitar al ministro del Interior José Serrano en que “sigan adelante y que siga al servicio de la colectividad y ciudadanía del país”, declaración que la realizó al finalizar la misa.
Dicha manifestación la realizó felicitando la labor de la Policía, institución a la que su sobrino perteneció brindando sus servicios en La Victoria, Pablo Arenas y final