Con el proyecto cocinas ecológicas se pretende reducir el consumo de leña a un 50 %

IBARRA.- Con el proyecto de cocinas ecológicas que se ejecuta en la provincia desde hace tres años, se pretende reducir al 50 % el consumo de leña y además, se reduce la presión al bosque.

Con esto también se reducen los gases o emisiones de efecto invernadero en un 50 %, así lo explica Karen Terán, responsable del proyecto de la Prefectura de Imbabura.

Detalló que en la primera fase participaron cinco parroquias de la zona de Intag, donde están construidas 372 cocinas ecológicas.
Mientras que en la segunda fase participan 13 parroquias, donde están en proceso de construcción 1.019 cocinas.

La funcionaria menciona que es un proyecto plurianual y actualmente se encuentran en la segunda fase. Además, indicó que están en proceso para iniciar una tercera fase, pero que aún no definen cuáles serían las parroquias beneficiarias.

El proyecto, según Terán, tiene una importante corresponsabilidad, ya que la Prefectura dona el material que es más costoso y cada GAD Parroquial apoya también con otros materiales. El beneficiario en cambio hace el pago al maestro albañil, “de esta manera hemos podido hacer que el proyecto se multiplique”, añade Terán.

Asimismo, asegura que la demanda es alta incluso se analiza ejecutar un proyecto grande para financiamiento climático.

Según datos del INEC, hay 10 mil hogares en el sector rural de Imbabura que utilizan la leña como combustible único para la cocción de alimentos.

Con estos datos reveladores, de acuerdo a Terán la familias de parroquias rurales ocupan leña entre el 30 % y 50 %, “esa es nuestra preocupación porque un consumo grande de leña implica una presión mayor al bosque”, dice.

Para este proyecto cada GAD Parroquial escoge a los beneficiarios tomando en cuenta algunos criterios a través de encuestas y verificación en campo, para identificar a las familias que más lo necesitan. Actualmente se trabaja con familias de la zona de Intag.