Proveedores dicen que son ‘burlados’ y exigen pagos por obras en la Ciudad del Conocimiento

Urcuquí. El 2018 terminó con problemas en Yachay Ciudad del Conocimiento, pero en lugar de desaparecer, estos aún continúan.

“Hay que hacer cuentas”. Fue en diciembre del año pasado cuando más de 100 familias se acercaron a las instalaciones de la empresa China Gezhouba para exigir el pago por sus trabajos en la construcción de las multifamiliares San José, residencia de estudiantes de la Universidad Yachay Tech. La Constructora Loja Yachay, CLY, se hizo cargo del subcontrato de la empresa China para cumplir con la obra de los multifa-miliares.

Tanto los trabajadores que contrató CLY como la misma constructora no cuentan con el pago correspondiente por parte de la empresa china, según se de-

nunció.

“Hay que hacer cuentas”, fueron las palabras que Alfonso Echeverría, representante legal de EICONS, otra de las empresas adeudadas, dijo que habían mencionado los chinos luego de una reunión que tuvieron en aquella época. Los trabajadores anunciaron que están cansados y que tomarán medidas para que sean escuchados.

Lo de CLY. Sergio Espino-sa, representante legal de la constructora CLY, añadió en diciembre de 2018: “Hasta el momento hemos tenido varios diálogos con la empresa china para que se nos cancele con las planillas adeudadas para pagar a los proveedores, pero no se ha logrado nada”.

Representantes de la empresa Gezhouba explicaron que tienen hechos los pagos de las planillas 1 a la 17 y que cuentan con toda la documentación.

Además, informaron que esperan la aprobación de las otras planillas por parte de Yachay EP “para pagar lo que se tenga que pagar”.

Acuerdos. El problema continuó en enero de este año, cuando los proveedores decidieron ir a las instalaciones de los multifamiliares con la finalidad de retirar equipos, puertas, ventanas y cortar la electricidad hasta que la empresa responsable cancele el monto adeudado, que asciende a USD 3 millones.

Sin embargo, esta acción no se pudo concretar, ya que nuevamente mantuvieron un diálogo con el vocero “Hugo” de Gezhouba, quien expresó que “ustedes pueden tomar los procesos que permite la ley”.

En ese mismo día, específicamente el 14 de enero, en horas de la tarde se reunieron con autoridades de las dos empresas involucradas en este problema.

Aquí se firmaron acuerdos para mantener reuniones en los próximos días y concretar la deuda.

A pesar de esto, según los contratistas perjudicados, no se cumplió. Nuevamente decidieron volver a estas instalaciones para exigir una vez más el pago.

“Fuimos burlados”, expresaron los trabajadores, que hace un año no reciben el dinero de las obras.

Según el acuerdo entre los proveedores, representantes de la constructora CLY y la empresa China Gezhou-ba, se tenía prevista una reunión para llegar a posibles soluciones, pero se suspendió.

Aquí dialogaron una vez más con representantes de Gezhouba, mientras que de CLY no acudió nadie. La reunión se aplazó “Segui-mos burlados, hasta ahora no recibimos el pago respectivo”, se dijo.

Expresión. Jenny Román, técnica del proyecto, añadió que la deuda con ella es de aproximadamente 12 mil dólares.

“Se están lanzando la pelota del uno al otro y no quieren resolver ningún problema que a nosotros nos perjudica”, indicó Jenny.

Otra afectada. Elsa Mireya Mogollón es proveedora de algunas obras y afectada por la deuda.

Elsa Mogollón explicó que la mayoría de obras en Yachay se han ejecutado con dinero de personas que independientemente tienen su propio negocio como ferreterías, ingeniería civil, etc..

La afectada hizo la provisión de materiales de ferretería y cemento para la construcción del edificio de la Senescyt, escuela del Milenio, laboratorios y multifamiliares San José. La abultada deuda con ella es de 83 mil dólares.

Albita Mina (d), una de las afectadas que trabajó en el servicio de alimentación durante un año mientras los proveedores construían los multifamiliares, reclama su dinero a “Hugo”, un representante de la empresa china. Solo a ella le deben cancelar USD 16 mil dólares.