Las protestas de octubre 2019 dejaron consecuencias

Otavalo.- Un año ha pasado de las protestas que paralizaron al país en octubre de 2019. Para la Federación de Pueblos de la Sierra Norte, las jornadas son parte de un proceso de la lucha de los pueblos pero, desde esa fecha, la vida le suena distinto a uno de los heridos en las manifestaciones en Quito. Recibió un golpe en la oreja, que lo dejó hospitalizado cinco días.

Antecedente
El viernes 11 de octubre permanece en la memoria de Humberto Moreta, habitante de la comunidad Fakcha Llakta que resultó herido durante las manifestaciones que se realizaron en Quito. “Esto ocurrió aproximadamente al mediodía por el sector de la Asamblea Nacional. Los policías dispararon bombas lacrimógenas y sentí un golpe, como que me hubieran dado un palazo en la oreja. Caí, puse mi mano en la oreja y vi que tenía sangre. Unos compañeros de Cayambe me rescataron. Me tomaron en brazos y me llevaron a una casa donde nos dejaron ingresar. Después de una hora llegaron paramédicos y me trasladaron al hospital”, recordó Moreta.

Daños permanentes
Cinco días estuvo internado en el hospital Eugenio Espejo. El golpe le perforó el tímpano, asegura, y perdió el 40% de audición con el oído izquierdo. “También me afectó a los nervios del rostro y ojo, el mismo porcentaje”, añadió. El herido regresó a su comunidad en donde ha recibido apoyo económico para su recuperación. “Desde la organización FICI, me vinieron a visitar una sola ocasión. Me ofrecieron ayuda y nunca más han vuelto. Amigos, conocidos y familiares me han ayudado, aunque sea para pasajes y pastillas”, destacó el ciudadano.
Para Moreta, lo único que se consiguió con la medida de hecho fue derogar el decreto con el que se elevó el precio de la gasolina, “el resto sigue peor y con la llegada de la pandemia todo se fue al suelo”, añadió.

La Organización
Hoy se cumplen 528 años de la llegada de Colón a lo que hoy es América. Para las organizaciones indígenas es una fecha de resistencia. Según Manuel Catucuago, presidente de la FICI, Federación de Pueblos de la Sierra Norte, en octubre de 2019, más de 4 mil personas de Imbabura se movilizaron para ser parte de las protestas en la ciudad de Quito. “Tuvimos alrededor de 75 heridos de la provincia de Imbabura y desde la Federación, hemos tratado de hacer el seguimiento aunque esto no es nuestra responsabilidad directa. Para eso está el servicio de salud pública al que debíamos tener acceso pero lamentablemente, muchos de nuestros compañeros tuvieron que curarse en sus hogares. Hicimos seguimiento con la dirigencia de salud para poder ayudar a mitigar en algo los problemas de los compañeros”, argumentó.

Culpan a Correa
Catucuago reconoció que para la fecha, las organizaciones indígenas tenían falencias dirigenciales. El presidente de la FICI responsabilizó al gobierno de Rafael Correa de haber debilitado a las organizaciones. “Esta fue una falencia que complicó la coordinación dentro de la movilización”, dijo Catucuago.

Participación
Más del 70% de las personas que estuvieron en las protestas en Quito eran jóvenes. Sofía Fuentes, dirigente de territorio del Pueblo Kichwa Otavalo, destacó la ‘participación masiva de la juventud en este proceso, al que califica de ‘histórico’, ocurrido en el 2019. “Esta fecha tenemos que hacer memoria ante un gobierno que no ha pretendido reconocer la vulneración de derechos. No es posible que no se reconozca a las víctimas que han sido perjudicadas a raíz de esta protesta social”, acotó Fuentes.