Protestan por falta de atención y seguridad

otavaloLa salida sur de Otavalo fue cerrada por una hora. 150 comuneros de la comunidad de Caluquí en la parroquia González Suárez, paralizaron el tráfico.

La construcción de un puente elevado, en este sector es el pedido urgente que los moradores hicieron. La muerte de Kelly una niña de 7 años, que el viernes anterior fue atropellada por un vehículo, fue el hecho que colmó la paciencia de los habitantes de la localidad.

“Mi niña estaba cruzando cuando el carro vino y le golpeó. Cuando hicieron esta vía, nos ofrecieron maravillas. Nos ofrecieron puente peatonal, alumbrado y asfaltado para pasar tranquilamente. No han cumplido nada. Mi hija fue víctima de esto”, dice María Dolores Criollo quien lloró por la partida de su hija.
Precisamente la E-35 es una vía de alta velocidad, por eso es necesaria la construcción de los puentes peatonales en sitios determinados.

PEDIDO DE MORADORES
“De aquí no nos moveremos, necesitamos hablar con las autoridades que nos escuchen. Esto no puede quedar así”, decía entre gritos y dolor Dolores Tabango, otra de las habitantes de la localidad.
Luego de una hora de cerrada este tramo de la E-35, se abrió nuevamente. La presencia del Jefe Provincial de tránsito, delegados de Panavial y Jaime Pérez, director provincial del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, permitió reabrir la carretera.
Durante una hora, el tránsito que salía de Otavalo se desvió en Eugenio Espejo. Sobre las 12:00 se restableció el trafico normal.
La Panamericana es una vía de alta velocidad, donde pasan cerca de 20 mil carros diarios.
“Estos hechos son muy dolorosos para nosotros como Policía de tránsito. Estamos aquí para dar soluciones inmediatas, a mediano y largo plazo”, sostuvo Marco Argüello, jefe provincial de tránsito que llegó hasta la localidad, para dialogar con los moradores.
La construcción de la autovía a 6 carriles entre el nudo de Cajas y la ciudad de Otavalo es parte de la ampliación de la vía Panamericana que el gobierno ejecutó para dinamizar el comercio entre el norte del país.
“Hemos venido pidiendo un puente desde hace años. Las autoridades nos escuchan cuando pasa este tipo de calamidades. Necesitamos un puente peatonal”, comenta Alberto Tocagón, dirigente del sector.

DEL SECTOR
Caluquí es una de las comunidades más importantes de la parroquia González Suárez, ubicada en la Cuenca del Lago San Pablo a 14 kilómetros de Otavalo.
La agricultura y ganadería son las principales fuentes de ingreso de las familias que están asentadas a lo largo y ancho de la Panamericana. Pijal, Mariscal Sucre, San Agustín de Cajas, Eugenio Espejo de Cajas, Gualacata e Inti Huaycopungo, completan las comunidades de la populosa parroquia. Se espera en esta semana oficializar el acuerdo al que se llegó ayer.