Protestan contra trabajo de canteras

altIbarra. Ayer moradores de las comunidades Naranjito, el Manzanal, San Cristóbal y pobladores de El Ejido de Caranqui, protestaron en contra de las canteras, que según los pobladores son las causantes de las inundaciones que llegan a la ciudad.

 Protesta. En el puente de El Ejido de Caranqui, estaban ayer los primeros manifestantes en contra de las canteras, al llegar los medios de comunicación los ciudadanos invitaron a conocer lo que ellos llaman “el problema de las inundaciones de Ibarra”, es decir las canteras.

Al llegar al lugar el panorama fue desolador, solo se puede observar vegetación destruida, inmensas quebradas y gran cantidad de agua estancada.

 Testimonio. “Yo trabajaba en las canteras cuando tenía 10 años, me pagaban 45 dólares a la semana y lo que hacía es recoger y escoger la piedra que iba a ser molida, pero dejé de trabajar porque me enfermé”, dijo el adolescente Luis N., quien prefiere ocultar su nombre por seguridad.
Luis fue parte de las personas que protestaron en contra de las canteras, y con gran tristeza señaló que al momento en que la multitud de gente llegó al lugar, los niños trabajadores se escondieron, porque saben que es ilegal trabajar ahí.

 Inconformidad. Wiliam Bedón, de El Ejido de Caranqui, dijo que las comunidades afectadas han insistido informando a las autoridades de los graves daños que hacen las canteras a raíz de la explotación, pero nadie hace nada.

 Jaime Alarcón, de la comunidad San Cristóbal, explicó que la cantera “El Rey”, trabaja como quiere y sin respetar  a los pobladores de su comunidad, mucho menos a las autoridades.

Yolanda Alarcón, de la Comunidad San Cristóbal  Alto, dijo “estamos afectados por la actividad minera antitécnica que se ha dado en Caranqui”.

Alarcón indicó que en la ordenanza municipal del 2006 en el Art. 6 se resalta que “queda prohibido la explotación de materiales pétreos, movimientos de tierras, en los lechos, causes y taludes de la quebrada Seca, Las Flores, y en las quebradas aportantes a las correntías de aguas lluvias que fluyen a dicha quebrada, debido a que éstas no desembocan en ningún cauce de agua, sino en el sector del aeropuerto Atahualpa, de la ciudad de Ibarra que en epoca de invierno se inunda”. Los pobladores de las comunidades afectadas por las canteras, dijeron que continuarán protestando hasta que éstas dejen de trabajar.
La única autoridad que llegó a las canteras fue Yolanda Paspuezán delegada de Defensoría del Pueblo.