Prótesis para la vida, fundación que hace feliz

protesisIbarra.- Betty Cevallos llegó a la Fundación Prótesis para la Vida desde el cantón Pujilí, de la provincia de Cotopaxi. Para trasladarse de un lugar a otro lo hacía en una silla de ruedas, pero ahora, con la ayuda que ha recibido de esta fundación, lo hace sin la silla.

Pérdida Tiene 47 años de edad. Hace dos años y medio perdió su pierna izquierda. “Luego me encontraban muy desesperada porque el Seguro no me ayudó”, dice Betty.
Mientras está parada con la ayuda de un andador, y contenta de poder hacerlo, cuenta que su tío le recomendó venir a la fundación.

“Desde el momento que llegué me prestaron mucha atención, hasta que conseguimos ponerme la prótesis, me siento muy contenta porque ya puedo caminar, ya puedo pararme por mí misma”.

Su mayor aspiración es salir caminando sin nada: “porque tengo una familia, a mi esposo y a mi hijita, que no están conmigo pero siempre les llevo en mi corazón”.

Betty es diabética. “Tenía una fisura, a raíz de eso me quedó un huequito, que se comió el hueso, los doctores no pudieron salvar mi pierna, y para salvarme la vida, me la amputaron”.
A esta fundación también llegó Miguel Mendoza, es de Guayaquil, y perdió su pierna derecha en un accidente automovilístico. “Estoy contento por la ayuda que me están brindando y gracias a Dios voy a volver a caminar otra vez”.

Proyectos Patricia Aguirre, presidenta de esta fundación, indica que para este año están usando una nueva técnica con rodillas biónicas y especiales.

“Los precios es un abono sencillo que hacen las personas que pueden pagar”, explica.

Trabajan con un nuevo surtido de mercadería europea. “Ya nada americano, porque antes también hacíamos reciclado porque no teníamos el dinero, ahora hacemos cosas nuevas”.