Prótesis 3D les cambió la vida a 14 personas

Ibarra. Hace 13 meses, en la capital imbabureña, nació la Fundación Hero Ecuador (Héroe), una institución con fines humanitarios que diseña y fabrica prótesis en 3D, con el objetivo de ayudar a personas que presenten algún tipo de discapacidad en extremidades superiores.

Hasta el momento, este proyecto que está encabezados por jóvenes imbabureños ha regalado de forma gratuita 14 prótesis a personas que realmente lo necesitan, en diferentes lugares del país.

El mentor. Sebastián Arroyo, ibarreño de 28 años de edad, quien obtuvo el título en la carrera de ingeniería mecánica en la Escuela Politécnica del Ejército (ESPE), está al frente de la fundación.

Pero sin ayuda, este objetivo no se podía cristalizar. Por ese motivo, trabaja con Esteban, su hermano menor, y cinco amigos más, quienes se han cargado de fabricar y ensamblar cada una de las prótesis.

El trabajo de esta fundación humanitaria marcha por buen camino, ya que hasta el momento, han logrado entregar 14 prótesis.

El primer beneficiado fue Jeremy, un adolescente quiteño de 15 años de edad. En los “primeros pasos” de la institución, representantes de Hero también viajaron hasta Guayaquil. El objetivo fue entregar dos prótesis a dos pequeñas que necesitaban de la ayuda de Hero. Las beneficiarias fueron Dubraska y Sayleni, pequeñas de 7 y 4 años de edad, respectivamente.

La labor. El trabajo que Hero realiza es muy cuidadoso.

Cuando alguna persona interesada se contacta con la fundación, primero es valorada por un médico que colabora con Hero y es quien dice que tipo de prótesis puede recibir la persona evaluada.

Luego los jóvenes emprendedores y humanitarios entran en acción para elaborar la prótesis.

Construir cada uno de los aparatos demanda de costos. Se conoció que el montó está entre 200 y 300 dólares fabricar cada una de las prótesis.

En ocasiones, Hero ha contado con la colaboración de personas que hacen el papel de padrinos.

Por ese motivo y con el objetivo de continuar ayudando a gente que lo necesite, Sebastián pide que más personas o instituciones se sumen como padrinos.

“Esto recién empieza. El poder ayudar a gente que lo necesita es lo que nos deja satisfechos”, dijo Sebastián Arroyo.

Sebastián Arroyo (i), Esteban Arroyo y Gabriel Vaca trabajan en la elaboración de nuevas prótesis.