3 000 protectores faciales entregados a personal de salud de Ibarra

Mies de protectores faciales se entregaron en medio de la crisis sanitaria que atraviesa el Ecuador y el mundo producto de la mortal pandemia denominada Covid-19.

Por ejemplo, en Imbabura, un grupo de instituciones, voluntarios y jóvenes profesionales unieron fuerzas para también brindar su ayuda. Este grupo, al que bautizaron como “Makers Ibarra” (creadores), logró fabricar y entregar 3000 protectores faciales (máscaras) a profesionales de la salud de varias instituciones del cantón, la provincia y de otros sectores del país.

Los beneficiados por Makers Ibarra

Quienes recibieron la ayuda de los integrantes de “Makers Ibarra” fue el personal que labora en hospitales como San Vicente de Paúl, Instituto Ecuatoriano de Seguro Social, San Luis de Otavalo y de varios Subcentros de Salud de cantones como Pimampiro, Cotacachi, Urcuquí y Antonio Ante.

La ayuda también se extendió a personal de instituciones de Pichincha y del Oriente ecuatoriano.

“Esta actividad fue la reacción que tuvimos ante lo que sucedió en un inicio del estado de emergencia, en donde los médicos enfermeras y personal de salud no disponían de los insumos de protección. Iniciamos con un llamado a voluntarios y tuvimos una excelente respuesta.

Formamos un equipo de 20 personas para la fabricación de los protectores faciales”, mencionó Sebastián Arroyo, uno de los jóvenes profesionales que formó parte de este importante equipo de ayuda. Sebastián anteriormente ya ha estado involucrado en otro tipo de proyectos solidarios.

Makers Ibarra tuvieron apoyo
Varios de los miembros que estuvieron al frente de esta iniciativa coincidieron en que la ayuda brindada por muchas personas e instituciones fue clave para lograr el objetivo que se propusieron en medio de esta crisis. Varios profesionales prestaron sus impresoras 3D para cumplir fabricar los protectores faciales.

Ángela León, ingeniera en Mecatrónica graduada en la Universidad Técnica del Norte (UTN), dijo que fue totalmente satisfactorio trabajar con otros “ fabricadores digitales” de la localidad para cumplir con un solo objetivo: ayudar.

También mencionó que, la ayuda de quienes están al frente de la UTN, en especial del rector Marcelo Cevallos, fue clave, ya que desde la casona universitaria colaboraron con materiales, por ejemplo, rollos de filamento para la fabricación de los protectores faciales.

El del Instituto Superior Tecnológico 17 de Julio también se hizo presente. El trabajo realizado por “Makers Ibarra” fue en cadena, ya que el diseño, la elaboración y el almacenamiento de los artículos se hizo desde diferentes hogares.