Programa en Ibarra busca uso de lenguajes inclusivos

La mañana de este martes 8 de junio, se desarrolló una rueda de prensa convocada por el GAD Municipal de Ibarra con la finalidad de dar a conocer a la ciudadanía acerca del primer programa de masificación de lenguajes inclusivos, que se ejecutará conjuntamente con la Coordinación Zonal 1 de Educación.

Según Marcela Mena, responsable de Intervención e Inclusión del GAD-Ibarra, durante la intervención territorial realizada con el programa “Sácate un 10”, se descubrió que hay muchos niños y niñas que presentan dificultades para comunicarse con sus maestros, ya que desconocen lenguajes inclusivos, como el de señas y braille.

“Es necesario que los profesores conozcan lenguaje de señas para que puedan tener esa inclusión real y puedan comunicarse en sus lenguajes inclusivos con los y las estudiantes, necesitamos que la gente conozca el braille, porque la finalidad de llegar a los demás a través de la masificación de estos lenguajes, es que todos nos podamos comunicar”, señaló.

Por otro lado, el apoyo de la Coordinación Zonal 1 de Educación es importante en el desarrollo de este programa, ya que son ellos quienes tienen identificadas, de primera mano, las instituciones donde existen estudiantes con esta necesidad de que se apliquen metodologías educativas más inclusivas.

Según Ricardo Puetate, director técnico Zonal de Educación Especializada e Inclusiva, “este proyecto o es muy importante porque lo que se quiere es visibilizar y apoyar a estos estudiantes, que en muchos de los casos son olvidados, la idea es incluirles en esta educación de calidad que es lo que se quiere dar”.

El funcionario del Ministerio de Educación explicó que se han conformado tres grupos focalizados que recibirán la capacitación en la primera fase del programa.

El primer grupo lo conforman las Unidades Distritales de Apoyo a la Inclusión (UDAI) que están en los 16 distritos en toda la Zona 1. El segundo grupo está confirmado por los Departamentos de Consejería Estudiantil (DECE), y en el tercer grupo están los docentes de apoyo a la inclusión y quienes trabajan con estudiantes identificados con necesidades o problemas auditivos y de visión. La idea es que ellos repliquen lo aprendido a otros compañeros y que en fases posteriores la capacitación se extienda a padres de familia y público en general.