Productos para mercados se pasarán con controles

Un primer acuerdo tendría más tranquilos a los comerciantes de los mercados de Tulcán para que puedan seguir trayendo sus productos desde Ipiales en cantidades menores, previo control de la Aduana y con la verificación de que estos (frutas, legumbres, verduras) son para la venta en los centros de abasto de la citada y no para su paso al interior del país.   


ACUERDOS
Así lo informó Marlon Ruales, administrador de Mercados del Municipio de Tulcán, quien indicó que hoy se va a entregar a la Aduana la lista de todos los comerciantes catastrados en los mercados de la ciudad para que puedan hacer el paso de productos. Ruales señaló que la Aduana ha indicado que el control al contrabando es para aquellas personas que pasan grandes cantidades y las dirigen al interior del Ecuador; no obstante, la actividad que hacen los pequeños comerciantes debe ser sujeta a un control.
Según Ruales son cerca de 500 comerciantes del Mercado del Sur, San Miguel, Plaza Central, Cepia y Julio Andrade, de los giros de negocios, frutas, verduras y legumbres los que estaban inquietos por el anuncio de la Adaguan de cobrar impuestos al paso de productos, en cantidades menores. Sin embargo, dijo, luego de diálogos con el gobernador, Diego Landázuri, la intendenta, Tanya  Camargo y personal de la Aduana se acordó hacer un control para no restringir el paso.  Para esto el Municipio entregará la lista de comerciantes catastrados.  Adicionalmente cuando se vaya  a hacer el transporte de productos, el comerciante debe presentar su copia de cédula, carnet de asociado y copia de la matrícula del vehículo en la que se va a transportar el producto, además debe constar la factura detallada de los productos que lleva.
Tanya Camargo, intendenta, señaló que el trámite será corto a fin de que exista n control. Y anunció que iguales medida se tomará con el resto de cantones, pues la mayoría de comerciantes minoristas taren productos desde Ipiales ya sea por el costo (más barato) o por la distancia menor en relación a Ibarra.
Eugenia Rosero, comerciante del Mercado San Miguel, indicó que hay el compromiso de los  vendedores para cumplir con la documentación y recalcó que es importante esta ayuda de las autoridades; pues de prohibir el paso de productos al por menor o fijarse un impuesto, “sería una motivación directa para que la gente vaya a hacer compras a Ipiales con lo que se agravaría más la economía local”. Rosero acotó que a unos días de la Semana Mayor, los comerciantes necesitan estar abastecidos para atender a los clientes.
Por su parte, Georgina Becerra, comerciante del Mercado San Miguel,  mencionó que si se impide el ingreso  de productos al por menor de Ipiales, esto repercutiría en el bolsillo del consumidor final quien debería pagar más por un producto traído desde Ibarra.