Problemática minera se trató en asamblea en Cahuasquí

El pasado viernes 9 de julio, mientras en la ciudad de Ibarra se desarrollaba la cuarta mesa técnica de seguridad minera con representantes de las diferentes carteras de estado y el gobernador de Imbabura, Marcelo Simbaña; al mismo tiempo en la parroquia de Cahuasquí, cantón Urcuquí se llevaba a cabo una asamblea que contó con la presencia del pueblo de Cahuasquí, presidentes de GADs parroquiales, algunos concejales del cantón, representantes de las juntas de agua y varios asambleístas.

El asambleísta por Imbabura, Mario Ruiz, una de las autoridades que estuvieron presentes en el acto, manifestó que en la asamblea se plantearon algunas resoluciones.
La primera tiene que ver con “emprender las acciones necesarias y urgentes para impulsar la iniciativa ciudadana a favor de la consulta popular para ejercer el derecho legítimo de defensa de la vida, el agua, del pueblo y del ambiente”.

En este sentido, el asambleísta Ruiz señaló que actualmente están en el proceso de recolección de firmas para que se realice la consulta popular en el territorio imbabureño, “para que el pueblo sea quien se pronuncie sobre el tema de la minería”. Dijo que trabajarán para que este proceso se realice a más tardar en el proceso de elecciones seccionales del 2023.

Por otro lado, el asambleísta rechazó la realización de mesas técnicas sin la participación del pueblo y los actores involucrados. La resolución establece “denunciar y rechazar las mesas técnicas inconsultas y sin participación del pueblo y las autoridades legítimas, que se llevan adelante en la Gobernación y proponer y convocar a una gran asamblea provincial en contra de la minería y en defensa de la vida”, explicó.

Otro de los puntos tratados en la asamblea, fue la criminalización a los defensores de la naturaleza por parte de las empresas mineras; en las resoluciones se estableció el rechazo a esta “criminalización” y también se solicitará iniciar con procesos de auditorías y fiscalizaciones a las concesiones obtenidas en el territorio imbabureño, sin una consulta previa.