Problemas para el servicio de transporte público en Otavalo

En los últimos días de diciembre se acostumbraba ver largas filas de pasajeros para llegar a sus destinos en Ibarra, Atuntaqui, Cotacachi, y en mayor cantidad, personas que se dirigían a Quito, sin embargo, el panorama del 2020, implicando la pandemia que ha golpeado a toda la población, ha cambiado totalmente, dejando a este espacio casi vacío.

En los primeros meses en que el COE Nacional y COE Cantonal dieron visto bueno para que los buses urbanos, rurales, cantonales, intraprovinciales e interprovinciales regresen a sus labores implementado medidas de bioseguridad, las personas se vieron reacias a hacer uso de este servicio.

Hasta el momento, los diferentes buses no recuperan la dinámica de trabajo en la que antes funcionaban, pasajeros argumentan no sentir mucha seguridad en los medios de transporte públicos, por tal motivo prefieren caminar o recurrir a transporte particulares o privados, a pesar de que cada unidad se han implementado todas las medidas de bioseguridad.

Estos medios de transporte públicos cuentan con la aprobación de la Agencia Nacional de Tránsito para cumplir con las frecuencias establecidas y dispuestas, con el 75% del aforo de pasajeros en cada unidad.

En cuanto al nuevo estado de excepción y las medidas circulación vehicular emitidas por el COE Nacional, el 21 de diciembre, en donde se establece que los medios de transporte deben circular según su número de placa, esta medida no aplica para los medios de trasporte que ofrecen servicio público, permitiendo a estos medios de transporte desarrollar su actividad con normalidad.

En referencia a los precios del combustible; el valor del diésel 2 y diésel premium, que se usa en el sector automotor, ha subido en un 24%, entre mayo y noviembre del 2020, es por eso que los transportistas han manifestado este malestar a la Gobernación de Imbabura.

Ya que, la variación mensual de estos precios, cambios directamente relacionados en función del mercado internacional, estos medios de transporte sufren pérdidas considerables. Alrededor de 15 dólares diarios por unidad.

Esto sumado a la poca afluencia de pasajeros en los medios de transporte públicos ha limitado su trabajo a grandes escalas.