Problemas en agencias de matriculación

altTulcán. A las 12:00 de ayer, unas 40 personas permanecían sentadas y otras de pie frente a las ventanillas de la Comisión de Tránsito en Tulcán, para realizar la matriculación vehicular y renovación de licencias.


Fallas en el sistema. La aglomeración de los usuarios obedecía a que no podían hacer los trámites porque el sistema colapsó, retorna por horas y su funcionamiento demora.

Luis García, director provincial de la Agencia de Tránsito, informó que lamentablemente el problema es a nivel nacional y que en Carchi deben esperar porque las sucursales están enlazadas con la matriz y localmente no pueden solucionar las dificultades que se presentan.

Otro factor que retrasa la gestión, según Luis García, es la actualización del sistema con el cambio de nombre, de Comisión a Agencia Nacional de Tránsito. Reconoció que la entidad debe brindar un servicio de calidad a los ciudadanos, pero en ciertas ocasiones no es posible.

En las oficinas de San Gabriel el escenario es similar.

La autoridad de la Comisión de Tránsito, pide a los ciudadanos tener paciencia porque desconoce cuando se normalizará la atención en la dos agencias de la provincia.


Malestar. Marco Huera llegó a las 09:00 a la Comisión ubicada en la primera planta de la Jefatura de Tránsito y luego de tres horas aún no podía realizar su gestión porque en ventanilla le informaron que el sistema no se restablecía.

Roberto Revelo quien intentó matricular su vehículo sin tener éxito, solicita a las autoridades buscar alternativas porque en las vías los policías realizan operativos de control de documentos y como las credenciales caducaron son objeto de citaciones.

Juan Carlos Morales logró renovar la licencia luego de haber transcurrido dos horas. El hombre manifestó que la gestión fue lenta porque había fallas en el sistema y debían esperar hasta que se normalice.

Fredy Jiménez al igual que otros usuarios decidieron abandonar las instalaciones de la agencia y retornar la próxima semana.

No obstante, esperan que las autoridades comuniquen oportunamente cuando se normalice la atención al público.