Prisión por tener explosivos

altIBARRA. Tres años de prisión, es la pena que recibió ayer Joaquín Peña Perugachi, por transportar ocho cajas con pentolita (explosivos), en el cantón Otavalo, el pasado 31 de mayo de 2010. Su acompañante, José Peña Anrrango, fue declarado prófugo de la justicia.

 La detención. Joaquín Peña Perugachi de 33 años de edad, permanecía con una medida cautelar y nunca evadió a la justicia desde el pasado 31 de mayo de 2010, cuando fue privado de su libertad, por transportar en su camioneta, ocho cajas de cartón que contenían 398 cilindros de pentolita.

Durante la audiencia de juzgamiento realizada ayer, en el Primer Tribunal de Garantías Penales de Imbabura, el acusado declaró que su amigo José Peña Anrrango, aquel día lo llamó a su celular, para solicitarle una carrera desde la ciudad de Otavalo hasta el mercado mayorista de la ciudad de Ibarra.
“Fuimos hasta la comunidad de Tocagón, a una casa abandonada para cargar los cartones que yo pensé que eran de vino, y cuando circulábamos por una de las vías secundarias de Ilumán, varios policías nos detuvieron”, dijo Peña.

 El juzgamiento. El pago por la carrera sería de 15 dólares y el dueño de la carga no se presentó a la audiencia de juzgamiento.
Los miembros del Primer Tribunal de Garantías Penales de Imbabura, a Joaquín Perugachi Peña, lo declararon culpable del delito de tenencia ilegal de explosivos y lo sentenciaron a tres años de prisión.
Considerando que esta es la pena más baja para este tipo de delitos y aceptando como atenuantes, su colaboración con la justicia y que se presentó a la audiencia de juzgamiento.
A José Peña Anrrango, quien es considerado el propietario de la pentolita, lo declararon prófugo de la justicia.
Según las investigaciones realizadas por la Policía, se presume que los explosivos tenían como destino las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.