Prisión de 4 años para dos personas por cazar venados en reserva protegida

AMBIENTE

Quito (EFE).- El Ministerio ecuatoriano del Ambiente informó este 26 de abril de que dos personas han sido sentenciadas a cuatro años de prisión por invasión a la Reserva Ecológica Antisana y caza de venados de cola blanca.

En la audiencia de juzgamiento por delitos contra la naturaleza y en cumplimiento con el Código Orgánico Integral Penal “por invasión a áreas protegidas, la jueza sentenció con una pena privativa de libertad de 4 años”, indicó el Ministerio en un comunicado.

Además, los implicados en la caza de dos venados de cola blanca en el interior de la Reserva Ecológica Antisana, deberán pagar una multa de 10 salarios básicos unificados, es decir 3.750 dólares, así como 2.000 dólares por concepto de reparación ambiental y deberán ofrecer disculpas públicas a través de un medio de comunicación.

Silvia Vásquez, coordinadora General Jurídica del Ministerio del Ambiente, quien presentó la acusación particular en favor de la biodiversidad y la naturaleza, recordó que “la naturaleza posee derechos constitucionales”.

“Hoy se sentó un nuevo precedente judicial en favor de la protección de nuestro patrimonio natural”, apuntó.

El hecho se registró el pasado 8 de abril, cuando miembros de la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Nacional, detuvieron (para luego recibir medidas sustitutivas) a dos personas, luego que guardaparques solicitaran el apoyo de la autoridad competente.

Ello porque “los autores materiales se deshicieron de los cadáveres, en el sector del puente del Chacauco, luego de huir ante la presencia de los guardaparques del Antisana mientras realizan un operativo nocturno de rutina”, recordó.

El 13 de abril, la Dirección Provincial del Ambiente de la provincia de Pichincha inició el proceso administrativo correspondiente por cacería, captura y transporte de vida silvestre, contemplados en la Ley Forestal, que sanciona con el pago de entre 2.000 a 4.000 dólares.

Dicha sanción se podía agravar en un tercio por haber ocurrido en el interior de un área protegida.

“La defensa penal del caso fue técnica en base a Derecho y mientras el ministro del Ambiente, Tarsicio Granizo, este frente a esta cartera de Estado, los derechos de la naturaleza se harán respetar”, enfatizó Alexis Zapata, asesor de la Coordinación Jurídica del Ministerio del Ambiente, quien actuó como abogado defensor en el juicio.

Christian Sánchez, abogado de la Coordinación Jurídica manifestó que “este caso representó un arduo trabajo para reflejar ante el órgano judicial los derechos y garantías constitucionales que posee la naturaleza”.