Primera promoción de universitarios del norte del país se juntaron 45 años después

Un cómodo sillón, el aroma de café de casa y de fondo la música de la ‘Negra’ Mercedes Sosa funcionaron como una máquina del tiempo que permitió a un grupo de amigos evocar, 45 años después, a la primera promoción de estudiantes universitarios, que se graduó en la naciente Pontificia Universidad Católica del Ecuador Sede Ibarra (PUCESI)

“Tiempos idos, pero vividos” repetía el economista Hernán Muñoz Ortiz, quien no paraba de sonreír recordando las “picardías” de sus alumnos, durante las clases, que en un inicio se daban en las aulas del Colegio Salesiano Sánchez y Cifuentes. El profesor Hernán viajaba de lunes a viernes desde Quito hasta Ibarra para impartir clases a un grupo de jóvenes entusiastas quienes llegaron a la universidad con todas las ganas de ser parte de este hito importante en la región norte: La primera Universidad.

Víctor Zea Zamora agradece a Dios por ser alumno fundador de la Universidad Católica de Ibarra a cuya apertura se presentaron más de mil aspirantes pero se graduaron 19 estudiantes, incluido el Ingeniero quien prestó su acogedora vivienda para propiciar el encuentro. Él recuerda con detalle que, en aquel entonces, el padre Hernán Malo González, rector de la PUCE en Quito acogió una petición realizada por el doctor Camilo Andrade de crear una extensión del ‘Alma Mater’ en la Ciudad Blanca. Para su estudio, ellos enviaron una comisión y así nace la PUCESI.

Mirar la expresión altiva de sus rostros, al hablar de la institución académica confirma el enorme agradecimiento de ellos hacia la institución. Esto lo confirmó otro de los estudiantes fundadores, el doctor Roberto Andrade, quien destacó que el grupo de estudiantes, en su mayoría, llegaron como docentes y profesionales en distintas ramas.

Wilma Ayala Alarcón, una de las aproximadamente 45 damas que se graduaron considera que fue un reto que se pudo cumplir, el hecho de trabajar y graduarse de la primera promoción.

Entre las anécdotas universitarias hubo un momento para nombrar a quienes fueron parte de este proyecto con más de cuatro décadas de vida: Luis Andrade Galindo, Jorge Proaño Almeida, Enrique Ayala Pasquel, Luis Mejía Montesdeoca, Cesar Trujillo, y recordar alumnos que ya no están como Luis Viteri, Luis Cifuentes y otros más.