Primera audiencia preparatoria de juicio en caso Campoverde será este marzo

Quito. El dormitorio de Juliana Campoverde está tal como ella lo dejó hace más de seis años.

Sus peluches, sus afiches, sus fotos aún están en el lugar, incluso el olor de la joven se conserva en su ropa, asegura la madre de Juliana, Elizabeth Rodríguez.

Proceso. Juliana tenía 19 años cuando desapareció y, en este caso, está procesado el pastor evangélico Jonathan C., detenido desde septiembre del año pasado.

Este jueves 7 de marzo, en el Complejo Judicial norte, ubicado en la Amazonas y Villalengua, está prevista la primera audiencia de evaluación y preparatoria de juicio, a las 10:00, contra el pastor que confesó que la joven está muerta.

Él declaró que Juliana murió en sus manos, sin embargo, el cuerpo de la joven aún no ha sido encontrado.

Elizabeth Rodríguez enfatiza que existen pruebas fundamentadas que demuestran que Jonathan C. es el responsable de la desaparición y presumible muerte de Juliana.

El pastor confesó sobre la dirección del lugar en el que supuestamente sepultó el cadáver, pero no correspondía al de Juliana.

“Se entregarán las pruebas a la jueza para que ella decida llamar a juicio”, es lo que espera la madre de la joven desaparecida.

La audiencia se iba a dar en febrero, pero la fiscal que lleva el caso, Mayra Soria, fue sancionada por el Consejo de la Judicatura, no se sabe a ciencia cierta la razón, pero el problema fue resuelto y se espera que no se suspenda la audiencia.

Dolor. Elizabeth tenía la esperanza de encontrar con vida a su hija.

“Yo sigo esperando, dentro de mí, que mi hija en algún lado estuviera con vida y algún día la pueda volver a ver, abrazar o escuchar su voz… para mí es difícil sostener que mi hija esté muerta. Guardaré mi esperanza dentro de mí y espero que Jonathan C. sea sentenciado y que se haga justicia por mi hija para que no hayan más Julianas como víctimas en este país”.

Dice que nadie le destruirá la esperanza en lo más profundo de su corazón.

“Nadie me callará y Jonathan C. debe devolverme a mi hija”.

El pastor evangélico lo que dice es que la joven murió en sus manos, pero la madre de Juliana no cree al 100 % en su versión.

El día de la desaparición, Juliana estaba con su madre dirigiéndose a sus trabajos. Se despidieron en una gasolinera ubicada en la Biloxi, al sur de Quito.

Juliana nunca llegó a su destino, pues el pastor lo impidió.

Según Jonathan C. llevó a Juliana en un sitio de alojamiento y él manifiesta que, en medio de una discusión, la joven se golpeó fuertemente y murió.

“Las cosas que él dice no son nada creíbles, él es el responsable…”

Elizabeth manifiesta que en la desaparición de su hija el pastor actuó con cómplices.

“Hay cómplices y encubridores”, inclusive dos familiares de Jonathan, que fueron llamados a declarar, salieron del Ecuador a fines de diciembre de 2018 y aún no retornan. Tienen orden de prisión.

Los hechos. El pastor continuamente, a través de un perfil falso, incitaban a Juliana a que se casara con un hermano de él.

Con la fiscal Soria son 11 los fiscales que han llevado el caso. Los 10 anteriores trabajaron negligentemente, dice la madre de Juliana.

La acusación de la fiscal es de secuestro extorsivo con muerte.

Los padres colocaron la acusación particular por asesinato.

El último día que Elizabeth vio a Juliana fue el 7 de julio de 2012. “Nos abrazamos, mi hija me pidió la bendición y me dijo ‘ya nos vemos mami en la noche’. Yo le dije como siempre irás pronto a la casa y hasta ahora la estoy esperando”.

Elizabeth suspira al recordar a su hija, todo lo de ella está intacto.

“Cuando trato de entrar ahí da mucha nostalgia”, manifiesta una madre que lo que pide es justicia y castigo al causante de su desaparición.

Así luce el dormitorio de Juliana. Su casa está ubicada en el sector de la Biloxi, al sur de Quito.
Elizabeth Rodríguez siempre mantiene la esperanza de volver a ver a su hija o encontrar su cuerpo.
Juliana Campoverde tenía 19 años de edad cuando desapareció.