Primer ministro se une a los rebeldes

PAG 17 FOTO 1 copiaEL CAIRO.La deserción del primer ministro sirio, Riad Hiyab, supuso ayer el mayor golpe político en los 17 meses de rebelión para el régimen del presidente Bachar al Asad, que mantiene los bombardeos sobre los barrios rebeldes de Alepo y otras áreas.

Deserción. La televisión estatal siria presentó a primera hora de la mañana la defección de Hiyab como si se tratase de una destitución ordenada por el presidente.
Sin embargo, minutos después, los grupos opositores confirmaban lo que es una victoria para su causa: la deserción de mayor nivel desde que comenzaron las protestas y la esperada prueba de que el régimen se quiebra por dentro.
El paradero de Hiyab es todavía un misterio.
“Anuncio hoy mi deserción del régimen del terrorismo y me uno a las filas de la libertad y la dignidad. A partir de hoy formo parte de la revolución”, señaló Hiyab en un comunicado leído por su portavoz, Mohamed Aetri, en el canal Al Yazira.
Según el consejero de comunicación de la Comandancia del rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), Fahd al Masri, este grupo organizó la huida en la noche del domingo, y en ella participaron también otros tres ministros del gabinete, aunque este extremo no pudo ser confirmado.

Iraníes. Horas después, la portavoz de los opositores Comités de Coordinación Local, Rafif Juejati, dijo que tres iraníes secuestrados el sábado por el ELS, murieron en un bombardeo de las tropas gubernamentales en la periferia de Damasco.
Para Juejati, la muerte de los iraníes pone de manifiesto que el régimen sirio “ya no controla la situación y bombardea de manera indiscriminada sobre todas las áreas”.
En otra acción representativa del grado de penetración de los elementos rebeldes, un artefacto explosivo voló ayer parte de la fuertemente custodiada sede de la televisión nacional siria, en Damasco.