Presos en las redes sociales

mv1Un artículo publicado en el diario El Mercurio de Chile y replicado en diario el Comercio de Ecuador, presenta una reveladora percepción que sobre la sociedad actual tiene el filósofo surcoreano Byung-Chul Han,  quien con su análisis nos lleva a hacer un ejercicio  interno  sobre lo que el ser humano  de hoy convierte en certezas y vivencias, pese a haber perdido mucho en un  afán por buscar nada.


Byung-Chun Han  mira al ser humano contemporáneo conviviendo  con  la contundencia de la tecnología, preso de las redes sociales y expuesto a un exhibicionismo constante; con sus reflexiones nos convoca  a una introspección sobre la verdadera humanidad que poseemos y el vaciamiento de la sentimentalidad y el erotismo que se han perdido en medio del frenesí tecnológico y consumista. Afirma que nos hemos convertido en un “enjambre digital, cargados de agotamiento, en una sociedad del rendimiento que nos aísla, pues el sujeto se explota a sí mismo hasta que se derrumba, lo que nos lleva a ser una sociedad de cansancio y  agotamiento.
“Tenemos un nuevo hombre que teclea en lugar de actuar dice, preso en un panóptico digital donde se mezclan lo público y lo privado, pues la comunicación digital  deshace en general las distancias y fomenta una exposición pornográfica de la intimidad, pues no sólo nos vigila el servicio secreto del Estado,  sino también Facebook y Google, pues trabajan como servicios secretos,…. el ojo ya no ve, vigila, cada uno vigila al otro, cada uno es Gran Hermano y prisionero a la vez”. Cuánta verdad existe en sus palabras, verdad que no miramos porque vivimos en la superficialidad de la exposición.
Bien dicen  que  Facebook es el reino del chisme y la soledad, un mundo  que se crea para estar solos junto a una máquina, aislados  pero irónicamente rodeados de amigos virtuales; será  por eso que Han afirma: “¿esta sociedad del rendimiento produce seres depresivos y fracasados”?. Hay que leer un  libro de su autoría que al parecer mueve el piso,  se trata de “La Agonía del Eros”. Ojalá y pronto llegue a las librerías ecuatorianas, entretanto ya puede ser descargado en internet.

 

Myriam Valdivieso Cox
mival63@yahoo.com