Presión ciudadana

Parece que hay ciertas autoridades que buscan hacer la vida de cuadritos a la ciudadanía. Daría la impresión que la premisa de “primero la gente…” queda solo en el discurso. Lo que nunca piensan antes de tomar una decisión es si tal o cual acción va o no va a generar reacción en la colectividad. Eso pasó con la colocación -¿inconsulta?- de las señales de “prohibido estacionarse” a lo largo de la avenida Jaime Rivadeneira en Ibarra que apareció de buenas a primeras.¿Hubo una socialización e incluso antes, una planificación para hacer lo que hicieron?, bueno, no se sabe porque nadie informa. Bastó la presencia de los vecinos y propietarios de negocios ubicados en la mencionada vía para que se ofrezca revisar la decisión.

La pregunta es: ¿por qué colocaron esas señales si en esa avenida hay el parqueo tarifado?, o es que tampoco esto funciona en el sector. Qué contradicción de quienes “asesoran” al alcalde. ¿Lo asesoran o lo desorientan?.

La reacción ciudadana se hace sentir ante despropósitos que nacen desde una institución llamada a ordenar, facilitar el desarrollo y permitir vivir en paz a los ciudadanos.