Presidente Moreno anuncia destituciones por fuga exsecretario de Correa

Quito. El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, anunció hoy 22 de octubre, la destitución de varios funcionarios del sistema penitenciario y de vigilancia ciudadana, tras la fuga el sábado de Fernando Alvarado, exsecretario de Comunicación en la administración de Rafael Correa (2007-2017).

Moreno, en una rueda de prensa en el Palacio de Gobierno, en Quito, ratificó en su afán de combatir la corrupción del periodo de Correa y pidió que se adelanten los procesos contra todos los sospechosos de este tipo de delitos en la anterior administración.

“Se ha destituido a toda la cadena de responsabilidad de Rehabilitación Social (sistema penitenciario) del exministerio de Justicia, incluyendo a los operadores” del sistema de vigilancia ECU-911, delegados a monitorear los grilletes electrónicos colocados a sospechosos como Fernando Alvarado, afirmó Moreno.

Alvarado, procesado por un delito de peculado, iba con grillete desde agosto, y el sábado las autoridades ecuatorianas apuntaron a la posibilidad de que se lo hubiera quitado y huido, circunstancia que confirmaron un día después.

Su fuga levantó las alertas en el Ejecutivo de Moreno que hecho de su lucha contra la corrupción en el periodo de Correa una política de su administración.

El mandatario ecuatoriano se reunió hoy con las autoridades de justicia y de entidades de control en la llamada Mesa de Trabajo Interinstitucional, que incluyó al contralor general del Estado, Pablo Celi.

“Hemos acordado que nos reuniremos quincenalmente” en esta Mesa de Trabajo con el objetivo de que todas las instituciones del Estado coordinen sus acciones para “luchar contra la corrupción”, dijo Moreno después del encuentro.

Según él, en la Mesa Interinstitucional actuaron hoy “todas las autoridades que deben y pueden combatir la corrupción” para marcar la política de lucha contra ese fenómeno, sin menoscabar el respeto a la independencia y autonomía de cada una de las funciones del Estado.

De su lado, el contralor Celi aseguró que este diálogo entre las diferentes instituciones del Estado “busca generar mecanismos de cooperación” para combatir la corrupción.

Por ello, dijo, en la reunión se ha acordado “exhortar” al fiscal general del Estado y a otras instancias del poder judicial para que, “en el marco constitucional y legal vigentes”, se establezcan las “medidas cautelares más severas y suficientes para garantizar que los proceso concluyan con las necesarias sanciones” a los responsables.

Asimismo, el contralor indicó que las entidades de control apoyan el esfuerzo del Gobierno “en el proceso de saneamiento” de la función pública”, para desechar conductas indebidas o corruptas.

A raíz de la fuga de Alvarado, las autoridades ecuatorianas dispusieron ayer el traslado del exvicepresidente Jorge Glas de una cárcel especial en Quito a una prisión de máxima seguridad en la ciudad andina de Latacunga.

Eduardo Franco, abogado de Glas, informó hoy de que su defendido se declaró en “huelga de hambre” por las condiciones “deplorables e infrahumanas” en las que se encuentra recluido en el nuevo centro.

En su cuenta de Twitter, el abogado responsabilizó a las autoridades gubernamentales por la seguridad física, psicológica y por la vida del exvicepresidente.

A principios de mes, Glas cumplió un año de prisión en el marco de la investigación por la trama de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht, en el que fue sentenciado en primera instancia por asociación ilícita a seis años de prisión, aunque él se considera un “preso político”.