Presidente egipcio obtiene amplio apoyo de Brasil para sus planes de reducir la pobreza

mursi y rouseff 45h45hj45h4Brasilia, 8 may (EFE).- El presidente de Egipto, Mohamed Mursi, obtuvo hoy un amplio apoyo de la jefa de Estado de Brasil, Dilma Rousseff, para sus planes de combate a la pobreza y desarrollo del país, que está sumido en una severa crisis económica.

El respaldo de Brasil se plasmó en seis acuerdos de cooperación suscritos por ambos países, que abarcan desde cooperación en el área social y agraria, hasta intercambios de experiencias en producción agropecuaria y en cuestiones medioambientales y culturales.

Mursi, quien inició hoy su primera visita a Brasil y a un país de América Latina, elogió la experiencia brasileña en materia de combate a la miseria y la pobreza y declaró que pretende “aprender” de ella para aplicarla en Egipto.

“Queremos aprender y aprovechar la experiencia brasileña”, dijo el presidente egipcio, quien aseguró que “la revolución que comenzó en febrero del 2011” en su país, con la caída del régimen de Hosni Mubarak, apunta a “darle libertad, democracia y justicia social” a la población.

Rousseff saludó esas intenciones de “atender las legítimas aspiraciones del pueblo egipcio” y afirmó que Brasil “está dispuesto a apoyar el proceso de construcción de un espacio institucional, de desarrollo con justicia social y reafirmación de la soberanía”.

En ese sentido, ofreció el más amplio apoyo para el desarrollo de programas similares al conocido como Bolsa Familia, que subsidia en Brasil a unas 20 millones de familias de bajos recursos con la única condición de que sus hijos acudan a la escuela.

Además, dijo que Brasil cooperará con Egipto en programas para fomentar la agricultura familiar con miras a lograr la “soberanía alimentaria” y para la producción de biocomustibles, en los que este país suramericano tiene un amplio desarrollo.

Mursi, cuyo país negocia un apoyo crediticio del Fondo Monetario Internacional (FMI) por unos 4.800 millones de dólares, también dijo que Egipto está urgido de inversiones extranjeras, para las cuales dio todas las garantías jurídicas e institucionales.

“Precisamos, y esto es lo más importante para Egipto, que llegue la inversión brasileña”, declaró el líder musulmán junto a Rousseff, a quien le presentó las oportunidades que su país ofrece en áreas como industria, defensa y turismo.

Ambos presidentes coincidieron en que, además de promover las inversiones, también se deben buscar fórmulas para impulsar y equilibrar el comercio bilateral, que es ampliamente favorable a Brasil.

Según datos oficiales, el año pasado Brasil importó productos desde Egipto por un valor de unos 250 millones de dólares, mientras que sus exportaciones hacia esa nación superaron los 2.800 millones de dólares.

Aunque en El Cairo el presidente egipcio declaró que uno de los objetivos de su visita era negociar el ingreso de su país al foro BRICS, que forman Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, ni él ni Rousseff mencionaron ese asunto, que según dijeron a Efe fuentes oficiales brasileñas fue conversado “en privado”.

No obstante, en su único pronunciamiento público, la jefa de Estado dijo que durante su encuentro con Mursi se acordó “mantener una cooperación intensa en los foros multilaterales y desarrollar las relaciones en el ámbito de los BRICS y otros organismos”.

En ese aspecto multilateral, Rousseff invitó a Mursi a dar un mayor impulso a los foros ASPA y ASA, que reúnen respectivamente a los países de Suramérica con las naciones africanas y árabes y que, en su opinión, “merecen mayor atención y preocupación”.

Durante su encuentro, Rousseff y Mursi también analizaron la situación en Oriente Medio y, en particular, el conflicto sirio, sobre el cual coincidieron en que “urge” encontrar una solución para detener la violencia, que “amenaza” a toda la región.

Tras su encuentro con Rousseff, Mursi tenía prevista una reunión privada con el exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que supone su última actividad en Brasilia.

El presidente egipcio viajará luego hacia Sao Paulo, donde mañana se reunirá con empresarios que hoy asistieron a un seminario sobre comercio e inversiones bilaterales, visitará a autoridades locales y recibirá a miembros de la comunidad árabe.