“Preocupante” situación sanitaria en Ecuador, golpeado por la covid-19

Quito. (EFE).- La situación sanitaria en Ecuador es “preocupante”, con largas listas de espera para las UCI, indisciplina ciudadana, médicos agotados y la circulación de variantes más agresivas de la covid-19 en el país, donde el proceso de vacunación avanza lentamente.

“Es preocupante, podemos llegar a grave” si no se tiene disciplina de la ciudadanía y de quienes, al inmunizarse, creen que ya están completamente protegidos, dijo el ministro de Salud, Camilo Salinas, en una entrevista con Efe.

Sexto titular de esta cartera en el Gobierno de Lenín Moreno, y quinto desde que comenzó la pandemia, Salinas entró en funciones el pasado 7 de abril, cuando la polémica en torno a las vacunaciones VIP y todo tipo de incidencias condujeron al cese de su predecesor, Mauro Falconí.

SATURACIÓN HOSPITALARIA

Según Salinas, hay un 63,7 % de ocupación en camas hospitalarias en general a nivel nacional, aunque en ciudades como Quito hay saturación en varias casas de salud y listas de espera tanto para hospitalización como para Unidades de Cuidados Intensivos que tratan la covid-19.

Sólo para acceder a éstas últimas en todo el país, 500 personas estaban en lista de espera la semana pasada, confirmó el ministro.

En algunos hospitales han debido adaptar distintas áreas para hospitalización, como es el caso del IESS Quito Sur, dedicado enteramente a la pandemia y donde se atiende a pacientes en zonas de cafetería, en sillas, sillones e incluso catres colocados en carpas en los exteriores.

Ecuador registra más de 360.000 casos de la covid-19 confirmados por algo más de 1,2 millones de pruebas PCR realizadas, aunque los médicos temen un gran subregistro por el poco acceso a esas muestras a causa de su coste en el país con más de 17 millones de habitantes.

En ese subregistro influye también que muchos conocen ya la enfermedad y se tratan directamente en el sector privado, que no siempre retroalimenta información al Estado.

De acuerdo al Ministerio de Salud, 12.720 personas han fallecido por covid, a los que se suman otros 4.983 “probables” por el virus, mientras que cerca de 2.000 personas están hospitalizadas, de las cuales 635 tienen pronóstico reservado.