Preocupación por suciedad e inseguridad en parques de Ibarra

Basura, malos olores, temor, inseguridad, es lo que se puede evidenciar en el parque de La Familia, centro de Ibarra, además a los moradores del sector les preocupa la presencia de personas extranjeras que hacen uso del lugar para dormir, hacer sus necesidades y hasta para fumar sustancias ilegales, lo que solicitan es más controles por parte de las autoridades.

Todas estas molestias se suman al temor al contagio de la Covid-19, ya que habitantes del sector aseguran que las personas extranjeras que permanecen en el parque ni siquiera se preocupan por usar la mascarilla ni tener el respectivo distanciamiento social.

También se han registrado asaltos, robos en locales comerciales y esto inquieta a los ciudadanos porque según moradores no existe un correcto control de las autoridades competentes, pese a que ya han solicitado atención sobre el tema.

Silvia Pozo menciona que todas las mañana sale a caminar en los alrededores del parque y a hacer uso de las máquinas que existen en el lugar pero indicó que el sitio se ha convertido en un lugar abandonado y que está lleno de basura.

“Se puede notar que no existe preocupación de las autoridades, no hay mantenimiento, claro que depende también de cada una de las personas que visitan el parque mantener limpio, pero hay extranjeros que están en el lugar pero nadie les dice nada, no sé si es por temor”, acotó la ciudadana.

Indicó que incluso en horas de la tarde existen jóvenes que acuden para consumir sustancias ilegales y lo hacen en presencia de todas las personas, de igual manera se conoció que existe bastante presencia de perros callejeros.

En cambio Kamila V., quien fue víctima de un asalto aclaró que tiene miedo en pasar por el parque para llegar a su casa, ella trabaja en un local comercial y tiene que salir desde tempranas horas.

“Ya no existe tranquilidad en el barrio, salí al trabajo y dos extranjeros que iban en una bici me robaron mi celular, no pude pedir ayuda a nadie, tampoco existía la presencia de policías y no pude recuperar mi teléfono”.

Aún se puede observar que extranjeros hacen uso del parque para pernoctar y también de indigentes. Se pudo conocer que ingresaron incluso a robar a un local comercial del lugar, los moradores piden que exista presencia policial para evitar estos contratiempos.

Una moradora que quiso identificarse mencionó que las personas extranjeras llegan a comer en las mesas que colocaron en una parte del parque y que no recogen la basura y esto día a día se va amontonando.

“Observé que muchas personas comen en tarrinas o en fundas y todo dejan sin importarles nada, incluso patean la basura, esto provoca en realidad malos olores y ya no podemos mantener la tranquilidad de antes”.

Estos problemas se suscitan en diferentes parques de la ciudad como en el Vicente Ponce conocido como el parque de ‘La Cometa’ en donde igualmente se ha registrado asaltos y extranjeros e indigentes hacen uso del sitio para poder consumir droga.

“Son olores raros los que se puede percibir al pasar en medio del parque, al salir en las mañanas de mi casa hacia mi trabajo si se observa que duermen personas extranjeras incluso hasta con niños”, agregó Patricia Guerra

Si existen controles
Gen Arce, comisario de la Municipalidad indicó que 107 agentes de control municipal están activos y ejecutan operativos en los alrededores del cantón. Arce agregó en lo que corresponde a su competencia lo que efectúan es retirar a personas en situación de movilidad humana que permanecen en los espacios públicos.

“Nosotros no podemos realizar deportaciones ni actuar de forma grosera con los ciudadanos, pero si estamos atendiendo los requerimientos que las personas nos manifiestan estos problemas”, indicó el comisario.

Arce cuenta que se han retirado a muchas personas que usan los espacios públicos para pernoctar pero ellos buscan otros lugares para volver a hacer lo mismo o incluso llegan nuevos grupos de personas extranjeras a hacer uso de parques para poder dormir en las noches.

“Nosotros socializamos y ellos entienden de la situación y se retiran del lugar, esto ya sería un trabajo del Gobierno para que se puedan tomar nuevas medidas”.

En cuanto a la ocupación de estos espacios para consumir sustancia sujetas a fiscalización, el comisario enfatizó que existe una ordenanza que indica que la sanción para el ciudadano que cometa esta infracción será sancionado con una multa del 10% de un salario básico unificado y tendrá la obligación de prestar servicio comunitario por un total de 20 horas.

Los ciudadanos y moradores que se sienten afectados por este problema solicitan a las autoridades correspondientes a verificar estos hechos para que se puedan tomar asuntos que lleguen a una solución.