Preocupación por minga comunitaria en una quebrada en Otavalo

La Unidad Educativa Sarance o antiguo Colegio Agropecuario en Otavalo se encuentra consternado ya que habitantes del barrio Obraje perteneciente a la comunidad de Peguche se encuentran haciendo intervenciones en la rivera del río que divide a esta institución con la comunidad.

A tempranas horas del lunes, varios comuneros pertenecientes al barrio Obraje se dieron cita a la rivera de este río que cumpla la función de dividir territorio entre el barrio y la Unidad Educativa Sarance para realizar algunos trabajos comunitarios como un aporte un proyecto turístico.

Luis Inuca, rector de la Unidad Educativa manifestó que la mañana del lunes se enteraron que todos los comuneros del barrio Obraje empezaron a hacer algunos trabajos comunitarios en la propiedad que corresponde a esta institución.

Por tal motivo, el rector y equipo técnico de la institución se movilizaron a la rivera del río en donde pudieron constatar que los trabajos comunitarios se están realizando en predios privados.

El rector de la Sarance indicó que como institución o directivos no tenían conocimiento sobre algún proyecto o trabajo que estuviera realizando el barrio Obraje con el Municipio, ya que los comuneros que se encontraban en la zona manifestaron que las acciones realizadas responden al proyecto municipal de la Ecoñan.
Este río ha sido considerado como una reserva natural para la institución de tal modo que no ha sido intervenido por estudiantes o los diferentes proyectos ambientales que se realizan en la Unidad Educativa desde hace años atrás.

Luis Inuca indicó que su objetivo es seguir manteniendo como una reserva natural a este río que tiene sus plantas nativas, su propio bosque a través de árboles que están codificados por el Ministerio de Ambiente y se niegan a que esta reserva sea dañada de alguna manera.

De igual forma, mencionó que como institución realizaran los contactos con el municipio para ver de qué se trata este proyecto, la planificación y los trabajos que implica, asimismo estarán pendientes de que no se afecte la propiedad de la institución o que se genere algún impacto ambiental.

Luis Inuca indicó que este es un río que la ciudad necesita y por ende debe ser cuidado y protegido y sí existe esa predisposición por parte de la comunidad para generar algún proyecto turístico deben respetar los metros de distancia marcados en el Código Orgánico Municipal.

Las autoridades de la Unidad Educativa Sarance indicaron que tuvieron un acercamiento con los comuneros que realizaban los trabajos comunitarios y que les supieron manifestar que tienen un proyecto impulsado por el municipio de Otavalo llamado Ecoñan, el cual incluye la construcción de senderos.

Marco Casbascango, ingeniero y parte del equipo técnico de esta institución mencionó que este proyecto no ha sido socializado a las autoridades o directivos de la Sarance, pero como una persona que ha trabajado toda su vida en temas de la tierra, medio ambiente y ecosistema espera que no existan daños al entorno que se ha establecido en esta zona.

De igual forma, indicó que se deben respetar los espacios de cada sector, los correspondientes a la comunidad y a la institución.