Preocupación en afiliados al IESS por posibles reformas

Ibarra. La ampliación de la edad de jubilación y otras reformas a la Ley de Seguridad Social, no son decisiones tomadas, sino que serán debatidos en el denominado Acuerdo Nacional por la seguridad Social, aclaró el presidente del Consejo Directivo del IESS, Paúl Granda. Sin embargo, afiliados y gremios de trabajadores se muestran molestos y preocupados.

Esperanza de vida. En la actualidad, la ley de Seguridad Social establece que la jubilación ordinaria por vejez opera cuando el afiliado ha cumplido sesenta años de edad y un mínimo de trescientos sesenta imposiciones mensuales, o cuatrocientos ochenta imposiciones mensuales sin límite de edad. La ley también prevé que se podrá modificar la edad de acuerdo con la expectativa de vida promedio de toda la población, para que el período de duración de la pensión alcance quince años en promedio.

“Hoy los años de jubilación son 60 años, el promedio en América Latina es 65, en Europa está alrededor de 67-70 años, ¿por qué?, porque ha subido la esperanza de vida que es de 80 en el hombre y de una mujer es 83. Entonces, evidentemente, se tiene que analizar este tipo de cosas, de tal manera que nos permita incrementar el tiempo de contribución, en este caso del afiliado, para poder precautelar la pensión jubilar que le vamos a entregar a la persona que tiene una esperanza de vida menor”, añadió Granda.

Otras reformas. Además, se menciona que la atención a menores de 18 años, que es gratuita, representa un impacto presupuestario para el Seguro Social de 380 millones de dólares que no están financiados.

Lo mismo pasa con el número de aportaciones anuales. Según Granda, contribuimos con 12 cuotas al año, sin embargo al momento de las pensiones, se pagan 14, porque se incluyen décimo tercero y décimo cuarto.

IESS Imbabura. En un comunicado el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social de Imbabura se pronunció al respecto.

“Son temas que deberán ser analizados y resueltos en el marco del Acuerdo Nacional por la Seguridad Social, el cual se desarrollará con la participación de los sectores y actores vinculados a este proceso de diálogo. Es importante contribuir con soluciones que permitan buscar la sostenibilidad de una de las instituciones más importantes del país”.

Rechazo. Aníbal Mora, Presidente de los Jubilados de Imbabura, comentó que los 12 mil jubilados de la provincia no aceptan esta propuesta. “En lugar de hacer estas declaraciones deberían enfocarse en lo que nos deben, recaudar lo que debe el Gobierno y con esa plata solucionar los problemas, no perjudicar a nuestros hijos o nietos”, dijo.

En cuanto a la esperanza de vida comentó que “quieren que se jubilen y enseguida se mueran”.

Con esto concuerda Marcelo Manosalvas, presidente provincial del Frente Popular Imbabura, quien considera que la pretensión de subir la jubilación es una medida totalmente antipopular. “Esta claro que lo que pretenden es dejar a los ciudadanos ecuatorianos sin acceso a la jubilación. Hoy por hoy estamos propensos a enfermedades catastróficas. La pretensión del gobierno es ahorrarse el dinero de las jubilaciones y que los trabajadores no alcancen este beneficio ganado con el trabajo de toda su vida”.

Jubilación a los 50 años. Tanto para Manosalvas como para Patricia Amaya quien es parte del Frente de Defensa de los Derechos de los Trabajadores de Imbabura, una edad ideal para la jubilación es entre los 50 y 55 años de edad. “Una jubilación digna no solo tiene que ver con la liquidación sino también desde lo emocional y psicológico. Una edad adecuada para vivir y compartir con la familia. Debemos pensar bien que servicios de calidad tenemos pues son deficientes incluso nuestro dinero es la caja chica de los gobiernos” dijo y añadió que la esperanza de vida es menor a lo que se expone, más aún cuando se destina media vida al trabajo. De igual forma enfatizó que estas medidas corresponderían a la presión que tiene el Gobierno por el préstamo del Fondo Monetario Internacional.

El presidente del Consejo Directivo del IESS, Paúl Granda, expuso sus posibles soluciones.
Granda dijo que la esperanza de vida en Ecuador es de 80 años, sin embargo, la OMS estima que es 76,5 años.